La estructura de las tasas ayuda a saber cuándo y con qué vencimientos es conveniente emitir nueva deuda

Existen muchos factores que intervienen para mantener la estabilidad económica y financiera de un país, entre ellos el tipo de cambio, el alza en los precios de los bienes y servicios, la tasa de crecimiento, la tasa de desempleo, las tasas de interés, etcétera.

En este sentido, la investigación “Comparación de pronósticos de la estructura temporal de tasas de interés para distintas especificaciones de un modelo afín para el caso de México”, ganadora del Premio IMEF–EY 2018 en su categoría de tesis, profundiza en el estudio de la estructura temporal de tasas de interés (ETTI) para el caso de México, a través de los denominados modelos afines y aquí se presenta un resumen.

En primer lugar, en países como México donde el banco central tiene como mandato un objetivo de inflación y cuyo instrumento de política monetaria es la tasa de interés objetivo, es de vital importancia entender cómo los movimientos en dicha tasa impactan a las tasas de corto, mediano y largo plazos, ya que, a su vez, esto modificará los incentivos de los agentes económicos.

Ligado al punto anterior, los mecanismos de transmisión de la política monetaria conforman una segunda razón para analizar detalladamente el rendimiento de los bonos. Debido a que los bancos centrales sólo pueden mover la tasa de corto plazo con sus decisiones de política monetaria y a que las decisiones de inversión, tanto de empresas como de consumidores, están directamente relacionadas con las tasas de interés de largo plazo, es importante analizar cómo los movimientos en el extremo de corto plazo de la curva de rendimientos se traducen en movimientos del extremo de largo plazo.

Como tercera razón, el estudio de la ETTI es de gran importancia para generar pronósticos confiables y precisos de los rendimientos.

La curva de rendimientos contiene información sobre la trayectoria que seguirá la economía en un futuro. Al ajustarse por riesgo, las tasas de largo plazo representan el valor esperado de las futuras tasas de corto plazo. Además, la curva de rendimientos contiene información sobre las expectativas de inflación y de actividad real de los agentes que participan en los mercados financieros.

De esta manera, lo que los agentes piensan que puede suceder en un futuro determina su toma de decisiones y, en parte, dichas decisiones determinan lo que realmente va a suceder.

Una cuarta razón para analizar la ETTI, está relacionada con la política de deuda de los gobiernos, pues la ETTI ayuda a saber cuándo y con qué vencimientos es conveniente emitir nueva deuda. Adicionalmente, mediante la política de deuda se transfieren los recursos de aquellos agentes con un superávit de fondos a aquellos con un déficit de los mismos.

El impacto que tienen las tasas de interés en el control de créditos constituye una quinta razón para estudiar la curva de rendimientos. Los movimientos en las tasas de interés pueden incrementar o disminuir la cantidad de dinero disponible para el otorgamiento de créditos, lo que a su vez se traduce en movimientos de la demanda de bienes y servicios, generando mayores o menores presiones inflacionarias.

Desde un punto de vista más financiero, una sexta razón por la cual es relevante el estudio de la ETTI se relaciona con el hecho de que las tasas de interés se utilizan para realizar el cálculo de las obligaciones futuras de los agentes económicos. Por ejemplo, en el caso de los seguros, en el cálculo de las primas y de las reservas, se utiliza como herramienta clave algún supuesto sobre la tasa de interés a la que se descuentan los flujos de efectivo.

Finalmente, mediante modelos de la ETTI se pueden valuar derivados como swaps, caps, floors, opciones y futuros, con los cuales se pueden determinar estrategias de coberturas.

*Ganadora Premio IMEF-EY 2018.