El consejo directivo del Infonacot celebró su 70 sesión ordinaria, el último viernes de enero. Antes, la directiva encabezada por Ortiz Bolaños y el director adjunto de Crédito y Finanzas, Roberto ­Raymundo Barrera Rivera, habían informado al órgano regulador de los resultados de su primer año de gestión. Al cierre del 2019, el saldo histórico de aportaciones era de 1,635 millones de pesos; la cartera de crédito se ubicaba en 23,523 millones de pesos, con otros 1,190 millones de pesos en cartera vencida.

En el consejo directivo están representados los sectores obrero, patronal y gubernamental. Además de los estados financieros, conocieron la propuesta para el Plan Anual de Financiamiento. Luego de cuatro meses de desencuentros, los consejeros y los altos mandos del instituto entraron en una ruta de colisión. Esta semana, la Bolsa Mexicana de Valores deberá conocer la información sobre la sesión del pasado fin de semana y entonces quedará confirmado si ocurre la mudanza tan esperada en algunos sectores —dentro y fuera de la 4T— en la dirección general.

También se sabrán los resultados de la investigación sobre la “falla técnica” que paralizó el sistema de generación de créditos durante dos semanas. Queda pendiente la información sobre los recursos captados por el denominado Fondo de Protección de Pagos, que al cierre del 2019 superó los 825 millones de pesos, sin que los lineamientos y las reglas de operación fueran validados por el consejo directivo. Y sobre todo, sin la certeza de que esos recursos sean suficientes para cubrir los siniestros, en caso de desempleo, fallecimiento o invalidez.

Luego de seis meses, sin aseguradoras contratadas, cada vez resulta más evidente que la única forma de igualar la cobertura que se tenía anteriormente, es la mutualización de los riesgos. La operación del Fondo de Protección está sub judice y, mientras, otros escándalos están en ciernes.

En septiembre, por error del área de finanzas, hubo una dispersión de recursos por más de 150 millones de pesos. Por un error, diversos proveedores y contratistas volvieron a cobrar por servicios prestados en el 2018. Otra duplicidad —todavía no cuantificada— también benefició a un número indeterminado de trabajadores que gestionaron créditos al consumo en el último año del sexenio peñista.

Detectado el error, procedió la recuperación. Al cierre del primer mes del 2020, se había recuperado 60% de los recursos desviados, pero nada se había informado a la CNBV ni a la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas. Mucho menos, al público inversionista.

Efectos secundarios

INTEGRACIÓN. La notificación de un evento relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, en Madrid, confirmó lo que adelantaba la prensa especializada en la víspera: las constructoras Caabsa y OHL se fusionarían en un conglomerado, en el que la familia Amodio tendría la mayoría del capital del grupo resultante, y la familia Villar Mir quedaría como socio minoritario. Las acciones de la compañía experimentaron fuertes subidas.

INDISCIPLINAS. Fatuo ante los micrófonos, el subsecretario Hugo López Gatell se brincó ayer al vocero oficial del gobierno mexicano para el caso del 2019-nCoV durante la conferencia matutina en Palacio Nacional. Esta postura alienta las fake news y propicia otros protagonismos involuntarios (sic), como el de Uber que unilateralmente decretó que un usuario (de origen chino) que viajó de Los Ángeles a la CDMX hace una semana es portador de coronavirus. Si así es, ¿por qué no lo han confirmado las autoridades sanitarias? Uber y sus voceros insisten en que mantendrá suspendidos a dos socios conductores y los 240 pasajeros. En China, por diseminar rumores en las redes y fake news, hay personas encarcaladas. La información considerada como amarillista está acallada. Mediocre en su servicio de “movilidad urbana”, sólo preocupado en evitar un coletazo económico, Uber siguió la pauta de las aerolíneas y con la aplicación irresponsable de su “protocolo”, generó pánico entre sus clientes y asociados, además de estrés, ansiedad y reacciones discriminatorias en las redes sociales. Las autoridades sanitarias, consecuentes con las omisiones por el desabasto de medicamentos y el remplazo del Seguro Popular, encararon mal y tardíamente el entuerto provocado por Uber, cuyo deslinde tan desastroso, como la reacción de la Secretaría de Salud de la CDMX. La tarjeta informativa 006/2020 es coleccionable, entre los comunicados fallidos de la 4T. “Ante todo caso sospechoso”, anuncian las autoridades capitalinas, “se realiza el aislamiento y estudio correspondiente de contactos, para confirmar o descartar cualquier evento contagioso”. ¿Desde cuándo entró en vigor esa medida “preventiva”? ¿El sistema de salud público tendrá la capacidad para atenderlos? ¿Cuánto tardarán en declarar a los infectados? A punto del colapso por la austeridad presupuestal y las trabas burocráticas, las estructuras epidemiológicas en la megalópolis no pueden darse el lujo de alimentar la xenofobia e incurrir en violaciones de los derechos humanos.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.