Entre el 19 y el 26 de este mes el peso se depreció 4.6% frente al dólar con el que se pagan la mayor parte de las importaciones a nuestro país, incluidos el 70% del maíz amarillo que comemos y el 70% de la gasolina que quemamos. En lo que va del año nuestra moneda se ha depreciado 9.9% frente a la divisa estadounidense, al pasar de los 19.8598 en enero 1 a los 21.8335 el viernes pasado.

Lo anterior es el resultado de las políticas económicas poco claras del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, de sus acciones en contra del sector privado y los inversionistas nacionales y extranjeros, de su pretensión de renacionalizar el sector energético, de su decisión de colocar frente al Banco de México a Victoria Rodríguez Ceja, una economista que carece de la experiencia necesaria para ser su gobernadora.

Como resultado de las palabras y acciones del presidente y pese a los aumentos de interés decretados por el Banco de México, hasta el 10 de noviembre pasado habían salido del país 265,025 millones de pesos en busca de destinos más amigables hacia quienes invierten su dinero en los mercados de capitales. A este impresionante monto hay que sumarle los 257,213 millones que se fueron el año pasado.

Tampoco ayudó al peso el hecho de que en EU el presidente Joe Biden anunciara que ratificará a Jerome Powell como presidente de la Reserva Federal, lo que causó que la mayoría de los analistas financieros pronostiquen que la Fed aumentará sus tasas de interés en junio o julio del año entrante, ya que Powell se ha manifestado a favor de ello.

Y menos ayudó a nuestra moneda el hecho de que el jueves el ministro de Salud de Sudáfrica anunciara que en su país se descubrió una nueva variante del coronavirus SARS-CoV-2, denominada Ómicron por la Organización Mundial de la Salud, la cual presenta más de 30 mutaciones en su proteína de pico, lo que la hace más contagiosa que la variante Delta, sin que hasta ahora se sepa si es más mortífera o susceptible de ser controlada por las vacunas antiCovid existentes.

Hasta ayer había sido detectada en Alemania, Australia, Bélgica, Botsuana, Canadá, Dinamarca, Francia, Hong Kong, Israel, Italia, Países Bajos, Reino Unido y Sudáfrica. Según los expertos de verdad, es probable que ya haya llegado a EU y México.

El anuncio de la aparición de la nueva variante y la posibilidad de que ésta provoque nuevos cierres de actividades en diversas ciudades y países, provocó que las principales bolsas de valores del mundo se desplomaran el viernes. Perdieron 2.53% el DJI; 2.23% el NASDAQ; 3.64% el FTSE 100; 4.15% el DAX; 4.96% el IBEX 35. En México el IPC cayó 2.24%.

El temor a Ómicron hizo que EU y varios países europeos volvieran a imponer nuevas restricciones a quienes vuelen desde Botsuana, Lesoto, Malawi, Mozambique, Namibia, Suazilandia, Sudáfrica y Zimbabue.

La aparición del nuevo coronavirus que tanto preocupa a los gobernantes de varios países y amenaza con propinarle otro golpe a la economía mundial parece no importarle a Andrés Manuel, quien ha convocado a sus seguidores a que el miércoles acudan al Zócalo de la CDMX para festejar con él su tercer año en el gobierno, reunión multitudinaria que podría generar un nuevo brote de Covid-19 y más muertos.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor