El Foro de Davos, en su versión 49, que está por concluir, nació bajo la idea de Klaus Shwab de atraer en un solo sitio, fuera de su ámbito laboral, a los hombres de negocios de Europa. El objetivo era llevarlos a una aldea suiza pequeña y nevada, para propiciar que, sin tanto protocolo, pudieran conocerse, conversar y planear estrategias para enfrentar al mercado mundial.

 

En la primera reunión convocada por el profesor de la escuela de negocios de Ginebra, Klaus Shwab, asistieron 450 empresarios europeos. Corría el año 1971. La idea le surgió de su experiencia como profesor, pues cada verano, al terminar el curso, organizaba una fiesta para sus alumnos, donde simplemente convivían y compartían una serie de reflexiones. Tenía bien claro que salirse del ambiente habitual de convivencia facilitaba la comunicación.

 

Y eso es lo que sucede en Davos. Con el paso de los años, se han sumado más y más asistentes: Mandatarios, financieros, industriales, artistas del sector cultural y de entretenimiento (No olvido mi primer Foro de Davos. Vino Emma Watson, la intérprete de Hermione Granger, de Harry Potter, en su calidad de vocera del movimiento de la ONU He for She. Super star de mis hijas y quizá la única razón por la que me apoyaron para asistir, a cambio de una foto). Ministros de varias religiones, científicos y últimamente, los grandes de la industria tecnológica.

 

Les cuento, porque ayer, me toco ver en acción la magia de este Foro. Mientras entrevistaba yo al Secretario de la OCDE, José Ángel Gurría, transitando por el túnel que aisla de la fría intemperie a los líderes que salen del Congress Center, a sus bilaterales, o a sus cuartos de estrategia, venía de regreso el presidente de Colombia, Ivan Duque con su comitiva.

 

Es un pasillo de dos vías. El Dr Gurría y yo ascendíamos a paso veloz, y el mandatario de Colombia descendía rumbo al Foro. Se detuvieron en el centro a conversar. Así. Sin cita y sin previo acuerdo. Colombia, tiene apenas unos meses de haberse integrado a la OCDE, que es el mayor think tank del mundo desarrollado.

 

Y México llegó

 

¡Uf! Larga introducción para lo que quiero reflexionar. Este primer mes y días de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, levantó la atención que no hubiera una gran comitiva mexicana para presentar su proyecto ante los líderes convocados en este sitio de esquí alpino.

 

Llegaron  tres funcionarios públicos: la Subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora, que trae la experiencia de haber sido representante alterno de  de México ante ALADI; Consejera Económica de la Oficina Comercial de la Embajada de México en Washington y miembro del equipo de negociación de México para el TLCAN.

 

Apoyándola, el Embajador de México en la Organización Mundial de Comercio (OMC), Roberto Zapata, uno de los negociadores del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y el Director del Departamento de Promoción, Atracción y Exportación de la Secretaría de Economía, Sergio Silva Castañeda, que por años, fue Director del Programa de la Licenciatura en Relaciones Internacionales del ITAM.

 

Y los tres expertos en comercio internacional y atracción de capital, llegaron a trabajar. A encontrarse con empresarios de Google, Amazon, Iberdrola, Goldcorp, AT&T, y Heineken. Con algunos de México como Rasini, Proeza, Mabesa, y Grupo Mega. Participaron en la cena tradicional de Latinoamérica. Se entrevistaron con ministros japoneses, y brasileños. Con el de Asuntos Económicos, Educación e Investigación de Suiza, Guy Parmelin, y la Comisaria Europea Cecila Malstrom.

 

No estuvieron con los reflectores apuntándoles, pero hicieron contactos de precisión. México llegó al Foro de Davos a aprovecharlo, apegándose a su espíritu: en un espacio neutral, vinieron a exponer el plan de negocios del gobierno de México.

Solo el tiempo dirá si tuvieron éxito.

 

De mis apuntes

 

Una compañera reportera de Televisión Francesa me preguntaba si era la primera vez que venía una delegación de funcionarios públicos tan pequeña al Foro. Me regreso con la tarea de averiguarlo. Pero en mi búsqueda de arranque, encontré que México fue el primer país no europeo que asistió a un Foro organizado por el WEF, cuando se llamaba Foro Europeo de Gestión. Esto en el año 1975.

 

Y hurgando más, recordé que en algún libro de Carlos Salinas de Gortari, contaba que en alguno de los hoteles de aquí, una noche de un Foro de Davos, solicitó al Secretario de Comercio Jaime Serra Puche, buscar a sus homólogos de Estados Unidos, para proponer un Acuerdo Bilateral de Comercio. La maquinaria que originó el TLCAN, nació aquí, bajo el cielo de Davos.

 

Los invito a que sigamos esta charla en mi cuenta de twitter @morales_yoly

YolandaMorales

Reportera de Finanzas Globales

A la cuenta de tres

Yolanda Morales Quiroga es “corresponsal itinerante” en organismos financieros internacionales, apasionada de la macroeconomía y la política monetaria y contadora de historias, detrás de sus apuntes de reportera. Oficio en el que se ha desempeñado por 19 años.

Reportera de Finanzas Globales, blogger y conductora del Programa en línea de El Economista, Voces en Directo.