Septiembre, el mes patrio que siempre nos ha invitado a estar unidos recordando y festejando el inicio y la consumación de la guerra de independencia de México, sin embargo, lo vivimos con país dividido, sufriendo una crisis sanitaria y económica, agravada por la inseguridad y por señalamientos de corrupción e impunidad. Algunos dirían, sólo nos faltó que pasara un perro e hiciera de las suyas.

Basta de politiquería, palabra que recién utilizó el Presidente López Obrador, quien tiene la difícil pero no imposible responsabilidad de unir a todos los mexicanos, para que juntos podamos reactivar y levantar a este gran país.

No podemos quedarnos sentados a lamentarnos, buscando excusas y culpables, priorizando estrategias electorales para el 2021, en lugar de definir como podemos levantarnos mas pronto de la crisis que sufrimos la mayoría de los mexicanos.

Ante la crisis sanitaria y económica mundial, muchos países nos han dado el ejemplo de un diálogo social en el que gobierno, trabajadores y empleadores han acordado adoptar políticas sociales, fiscales y económicas a gran escala, que incluyen acciones y compromisos, para sortear de mejor manera la catástrofe económica que han provocado la pandemia de Covid-19 y las medidas sanitarias necesarias para evitar contagios.

La situación actual motiva la urgencia de que el presidente López Obrador convoque ya a los sectores productivos y a los gobernadores de todas la entidades federativas, para que mediante el diálogo se llegue a un acuerdo nacional, para evitar sufrir una recesión prolongada, mediante la definición de políticas sociales, fiscales y económicas que se requieren implementar para poder lograr:

  • Incrementar acciones, medidas y servicios en materia de salud, para proteger a los trabajadores y a la población en general.
  • Que los trabajadores tengan ingresos suficientes.
  • Conservar y generar empleos formales.
  • Que las empresas puedan mantenerse durante la fuerte recesión y estén en condiciones de volver a funcionar tan pronto como las condiciones lo permitan.
  • Asegurar la reactivación y estabilidad económica.
  • Asegurar la estabilidad social y política.
  • Combate efectivo a la inseguridad.
  • Fortalecer el estado de derecho para generar confianza a la población y a las inversiones.

Estamos tan cerca de llegar a un acuerdo nacional, que nos permita un proceso firme y exitoso de reactivación, que solo basta que así lo decida el Presidente López Obrador, a quien los mexicanos se lo reconoceremos o se lo reclamaremos al final de su mandato.

Aun y cuando han fracasado algunos intentos de llegar a un acuerdo nacional, como mexicano todavía tengo la esperanza de que esto sucederá.

Trabajemos por un México en el que unidos, podamos seguir construyendo el país que todos queremos.

* Lorenzo Roel Hernández es consejero Delegado Coparmex para asuntos OIT-OIE.

Twitter: @LorenzoRoel1