A pesar del gradual regreso del tráfico de clientes a las tiendas físicas, se ha mantenido un buen dinamismo en las ventas omnicanal y en el periodo la participación de ventas digitales fue de 21 por ciento

Nos encontramos en plena temporada de reportes al tercer trimestre del año en donde los resultados que se han dado a conocer son mixtos y dependen en gran medida de la industria en cuestión y de la base de comparación del mismo trimestre del año anterior influenciada por la presencia de la pandemia.

Dentro de las empresas que han dado a conocer sus resultados, tenemos a Liverpool, la cual, al enfrentar una base de comparación baja, reportó un crecimiento en ventas totales de 18.3% a/a. Dentro de este crecimiento destacó el alza de 21.9% en los ingresos comerciales en su comparación con el tercer trimestre de 2020.

Cabe destacar que, a pesar de ser favorecido por una baja base de comparación, al comparar los ingresos comerciales contra aquellos obtenidos en el tercer trimestre de 2019, el crecimiento fue de 8.7 por ciento.

Esto fue una buena señal para la empresa y para el sector, pues refleja un mayor dinamismo por parte del consumidor y una mayor adaptación a la nueva realidad, así como la resiliencia que resultó en un mayor nivel de ventas para las empresas.

Incluso, dentro del mismo sector comercial, hay disparidades. Por una parte, las empresas del sector autoservicios enfrentan una base de comparación alta, ya que las compras de pánico impulsaron los niveles de venta generando crecimientos récord en las ventas mismas tiendas (aquellas con más de un año de operación), mientras que, en el sector departamental se enfrentó una base de comparación muy baja ya que las tiendas físicas permanecieron cerradas en su totalidad por un tiempo prolongado.

Ante esta realidad, las empresas se adaptaron de manera relativamente rápida a una nueva forma de venta con las ventas en línea las cuales, aunque ya existían, aún representaban una baja proporción dentro de las ventas totales y hoy en día se ha convertido en una forma importante de compra dentro de los consumidores.

A pesar del gradual regreso del tráfico de clientes a las tiendas físicas se ha mantenido un buen dinamismo en las ventas omnicanal. Durante el tercer trimestre de 2021, la participación de ventas digitales fue de 21% y las ventas en las Liverpool crecieron en 7% comparado con el tercer trimestre de 2020.

Las entregas son cada vez más eficientes. El costo de un envío desde las tiendas es ahora 70% menor que al inicio de la pandemia, con un tiempo menor en 40 por ciento.

Empresas como Liverpool se han adaptado a un nuevo entorno con un mejor manejo de sus inventarios, lo que les permite tener una menor actividad logrando así mantener sus márgenes de rentabilidad.

Asimismo, la inversión en innovaciones tecnológicas hace más atractiva la experiencia de compra para los clientes a la vez que logra mayores eficiencias en las operaciones, aumentando los niveles de rentabilidad.

Se sabe que, a nivel mundial hay presiones en la cadena de suministro y esto ha hecho que se presenten retrasos en la entrega de mercancía para Liverpool desde septiembre de 2020 esperando que esto se extienda hasta mediados de 2022, sin embargo, la empresa considera que tiene listo su inventario para la temporada de fin de año por lo que no debería haber faltantes ni mayores presiones en costos.

Si bien la pandemia trajo momentos de incertidumbre y de una importante pérdida de ingresos, también trajo aprendizajes y maneras nuevas de operar que han servido para posicionar un nuevo sector comercial hacia las nuevas necesidades del futuro.