México está por ver el tamaño del animal que significará el Covid-19 cuando las infecciones del virus nos lleguen a niveles pico. Hay cálculos sobre el momento de ello que estiman podría ser en dos o tres semanas máximo, pero justo la apuesta de quienes están tomando las decisiones ante esta epidemia es que no lleguemos a ese pico elevado y más bien sea una curva achatada con casos constantes pero no de decenas de miles, que colapsarían por completo nuestro de por sí acotado sistema de salud.

Si lo logran será de verdad un éxito contundente y todos estaremos enormemente agradecidos, pero si no, las autoridades y particularmente el subsecretario Hugo López-Gatell quien todos los días da la cara con esa apuesta, se están jugando su futuro.

Mucha gente en el medio público y privado de la salud hace votos porque las autoridades lo consigan y no se llegue al descontrol por un número desmesurado de infectados graves.

El problema es que el gran desafío de evitar tal riesgo se basa sobretodo en que la gente verdaderamente se recluya en casa; y eso en los hechos no está sucediendo. Los amplios sectores de la población que funcionan en la economía informal hacen caso omiso porque si no salen a trabajar no tienen para comer. Y ahí está un punto para el nerviosismo.

El otro es que las mismas autoridades se resisten a aplicar en forma más generalizada las pruebas contra el Covid-19; una lenta Cofepris junto con un sobrepasado Indre conforman ya un cuello de botella ante la demanda de empresas que buscan ofrecer la prueba rápida. La insuficiencia de pruebas, junto con aumento de fallecimientos por neumonías atípicas, ha llevado a una falta de credibilidad en las cifras oficiales.

Si no se aplican mayor número de pruebas como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud, se está confiando ante todo en los llamados al aislamiento, y eso es una apuesta muy osada.

Aparte, las señales de inconsistencia y desorganización al interior del sector público son otro ingrediente que ayudan a la desconfianza. La sesión que no fue sesión el lunes del Consejo de Salubridad General (CSG), pese a que lo anunció López Obrador en su conferencia mañanera dando hora y todo, es un ejemplo de ello. A la mera hora fue reunión del Gabinete de Seguridad y Salud, pero más tarde ese mismo día el CSG sí convocó. Finalmente, la sesión del CSG fue más tarde, y a ella se había convocada a varios representantes del sector privado que a la mera fueron desinvitados. El desaseo en estos detalles no ayuda a esperar lo mejor.

Otro elemento que abona al nerviosismo es el retraso en la adquisición de provisiones; si bien se dice que ya se compraron —el presidente López Obrador aseguró que se amarró la compra a China de 5,000 ventiladores y se pidieron otros 5,000—, en los hechos no se ve claro.

Ojalá sí lleguen esos insumos por montones, pero cuándo. Mientras no, son elementos a la incredulidad y angustia. Los industriales integrados en la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos, que preside Fernando Oliveros, siguen recibiendo solicitudes de información y cotizaciones de instituciones públicas y privadas.

Un mensaje de aliento el de Medtronic

Por cierto, la decisión de Medtronic, la fabricante líder mundial de dispositivos médicos, de abrir el lunes su patente de respiradores artificiales y publicar no sólo los planos del diseño, sino el código del software y todo para que cualquier interesado pueda fabricarlo, fue una noticia de aliento y esperanza sobre la capacidad de la humanidad para salir avante de la pandemia.

Oliveros, quien es director de Medtronic en el norte de Latinoamérica, dice que será fabuloso si alguna instancia en México se anima a producirlos cuanto antes.

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.