Un escándalo y dos hipótesis: el gobierno de España presionó a José Ángel Gurría para mejorar sus cifras de pruebas de coronavirus y aparecer entre los mejores del ranking de la OCDE o fue el mexicano el que ofreció este favor a cambio del apoyo de los ibéricos para su reelección al frente del organismo internacional.

Todo comenzó, dice el diario digital Vozpópuli, con una videollamada el viernes pasado entre José Ángel Gurría y un alto funcionario del gobierno español. En ella se habría pactado un maquillaje estadístico. La OCDE utilizaría un criterio distinto para medir el número de pruebas que España ha realizado y permitiría al gobierno de Pedro Sánchez jactarse de ser el octavo país con más pruebas realizadas dentro de la OCDE. En vez de 1’345,560 pruebas tipo PCR serían 1´655,560, porque se incluirían test de anticuerpos o serológicas (considerados menos confiables). Esto significaría 28.8 pruebas por cada 1,000 habitantes, en vez de 22.29. Sin la manipulación, España ocuparía el lugar 18 y seguiría a merced de las críticas que afirman que no ha hecho un esfuerzo suficiente.

El informe de la OCDE fue publicado el lunes. Ese mismo día, Gurría lanzó un tuit celebrando el ascenso de posiciones de España. El presidente Pedro Sánchez presumió del reconocimiento de la organización en redes sociales. Varios medios replicaron esta nota con opiniones favorables a la gestión de la pandemia por parte del gobierno del PSOE-Podemos.

La simulación fue puesta al descubierto por Max Roser, el director del proyecto Our World in Data de la Universidad de Oxford. El investigador acusó a José Ángel Gurría de confundir a la opinión pública, utilizando la información de Our World in Data para elaborar la tabla comparativa, pero utilizando otras fuentes para el caso español.

La OCDE corrigió ayer. En un comunicado lamentó “la confusión creada en una cuestión sensible por un debate sobre cuestiones metodológicas”. En un esfuerzo por salvar cara dijo que el aspecto “más fundamental es que los países, incluida España, han incrementado el número de test disponibles, lo que muestra la prioridad que le dan”. En una entrevista radiofónica, Gurría uso su ingenio para quitar importancia al ranking y dijo “no es un concurso de belleza”.

¿Es este escándalo el final de la era Gurría al frente de la OCDE? Es un hecho conocido que el mexicano no cuenta con el apoyo de Estados Unidos para seguir como secretario general de esta poderosa organización que aglutina a 40 de los países más ricos del mundo. Los estadounidenses se sienten incómodos con el papel activo que ha desempeñado la organización en temas como el impuesto a operaciones digitales, también conocido como tasa Google.

El acercamiento de Gurría con España da cuenta de su afán por conseguir el apoyo de los países europeos en el proceso de votaciones que será en las próximas semanas. Son 26 naciones europeas y 14 del resto del mundo, incluyendo a México. Se ve complicado el proceso de elección de José Ángel Gurría para un tercer periodo, entre otras cosas, porque el gobierno de López Obrador tampoco daría su voto para el político tamaulipeco. Él fue secretario de Hacienda y canciller en la administración de Ernesto Zedillo y no tiene una buena relación con AMLO.

¿Y las pruebas de Covid-19 de México?

Para aquellos que se preguntan cómo anda México en estos rankings de pruebas, somos el número 40 de 40 en la lista de la OCDE. Sólo hemos hecho 0.48 pruebas por cada 1,000 habitantes, de acuerdo con los datos de Our World in Data. Fuera de la OCDE, también estamos en el último lugar, cuando nos comparamos con América. Canadá ha hecho 19 pruebas por cada 1,000 habitantes; Estados Unidos, 16.9; Chile, 8.43; Perú, 7.27, y Bolivia 0.51.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx

Luis Miguel González

Director General Editorial de El Economista

Caja Fuerte

Licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara. Estudió el Master de Periodismo en El País, en la Universidad Autónoma de Madrid en 1994, y una especialización en periodismo económico en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha sido reportero, editor de negocios y director editorial del diario PÚBLICO de Guadalajara, y ha trabajado en los periódicos Siglo 21 y Milenio.

Se ha especializado en periodismo económico y en periodismo de investigación, y ha realizado estancias profesionales en Cinco Días de Madrid y San Antonio Express News, de San Antonio, Texas.

Lee más de este autor