Felipe Calderón prometió que sería el presidente del empleo; sin embargo, ya en los hechos, durante su administración sólo pudo crear poco menos de 2 millones de empleos.

Es decir, hasta ahora, a cuatro meses de que concluya su gestión, el número que se ha creado es de 1 millón 809, 211 empleos con seguridad social.

La verdad es que quedó muy lejos de su promesa.

En ese sentido, puede decirse que incumplió con su promesa de campaña.

La generación de empleos en este sexenio es, simple y sencillamente, mínima frente a las necesidades que tiene el país.

Es de sobra conocido que se requiere la generación de al menos 1 millón de empleos anuales, tan sólo para hacer frente a la demanda que generacionalmente exigen cada año millones de jóvenes que se agregan al mercado laboral.

Sin considerar que tenemos una tarea histórica pendiente impresionante y que se refleja en el tamaño de la informalidad-ilegalidad en la que sobrevive casi la mitad de la Población Económicamente Activa.

No obstante, hay atenuantes. Durante este sexenio se han registrado dos de las crisis económicas internacionales más severas de que se tenga memoria.

La economía mexicana las ha resentido y resistido. De hecho, se recuperó rápidamente de la crisis de las hipotecas subprime de EU y la fuerte caída que provocó en el PIB nacional y ha resistido la crisis europea con fortaleza macroeconómica.

Sin embargo, tal virtud no ha sido suficiente para generar el nivel de crecimiento económico que se necesita para hacer crecer el empleo en las dimensiones que requiere el país.

Economía, crecimiento y empleo: Hacienda

Sin embargo, el vaso puede verse medio vacío o medio lleno.

El gobierno mexicano prefiere verlo medio lleno.

El secretario de Hacienda, José A. Meade advierte que, a contracorriente de lo que pasa en Estados Unidos y Europa, en desaceleración y cuasi recesión, respectivamente, la economía mexicana mantiene un saludable ritmo de expansión.

Las cifras oficiales de la Secretaría de Hacienda, que encabeza José Antonio Meade, reflejan un crecimiento equilibrado en virtud del crecimiento de la demanda externa e interna, y lo mejor de todo -dice-, sustentado en la generación de empleos formales, la expansión del crédito y la mayor confianza de los consumidores.

Medio millón de empleos ?en medio año

De acuerdo con la información de la Secretaría del Trabajo, que encabeza Rosalinda Vélez, la generación de empleos llegó a casi 100,000 al cierre de junio.

Éste es el nivel más alto para el mismo mes, desde 1998, del que se tiene el registro respectivo en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

El dato destaca porque, de 1998 al 2012, la generación de empleo promedio en el mes de junio fue de 45,708.

Esto significa que de los 15 millones 705,849 trabajadores que están inscritos en el IMSS, 91,564 (para ser precisos) se generaron en el pasado mes de junio.

En lo que va de este 2012, el aumento en el número de trabajadores asegurados fue de 503,423 trabajadores.

Sin embargo, del 1 de diciembre del 2006 al 30 de junio del 2012, se han creado 1 millón 809,211 empleos con seguridad social.

PIB, de 4.6% trimestral

El gobierno calderonista, luego de la estricta veda electoral, presumió los avances que registra la economía nacional.

Por supuesto, se trata de una fotografía coyuntural que deja ver una parte del último tramo de la administración panista que va en retiro.

Al primer trimestre del año en curso, el valor real del Producto Interno Bruto registró un crecimiento anual de 4.6 por ciento.

Y en el primer mes del segundo trimestre, en abril, el Indicador Global de la Actividad Económica creció 4.7 por ciento.

A pesar de la incertidumbre por la situación fiscal y financiera de los países de la zona euro y el moderado crecimiento económico estadunidense, las exportaciones mexicanas siguieron creciendo.

Con todo y todo, la fortaleza macroeconómica no ha alcanzado para aumentar, en la cantidad que se requiere, el número de empleos y la mejoría del nivel de vida de los mexicanos, directamente en sus bolsillos.

Es justo reconocer que, efectivamente, se ha avanzado en una variedad de indicadores que aminoran la condición de pobreza de millones de mexicanos, pero no ha aumentado significativamente su capacidad de consumo.

CUENTOS VERAS

Habrá que ver qué responde la Cofetel al rotundo no que ya marcó Telmex, de Carlos Slim, al Convenio Marco de Interconexión .

Twitter: @marco_mares

[email protected]