La economía en su conjunto y el sector de las telecomunicaciones registraron durante 2020 una racha de números rojos, tal que la primera medida a través del PIB registró una contracción anual de 8.5%, mientras que el segundo un descenso en ingresos de 0.4% respecto al nivel de 2019.

La dinámica recesiva sectorial fue atribuible en lo principal a la caída registrada en el segmento móvil (-2.3%) que aporta 6 de cada 10 pesos al total de ingresos. No obstante, en lo que toca a la contratación de estos servicios entre la población se observó un crecimiento positivo de 1.4%, al alcanzar un total de 126 millones de líneas móviles y por primera vez, una teledensidad móvil del 100% entre la población mexicana. Esta evolución se sustenta en la oferta abundante de servicios a precios asequibles de los Operadores Móviles Virtuales (OMVs) que detonó su capacidad de atracción/adición de líneas durante 2020. Estos jugadores aportaron 73.3% de las adiciones netas alcanzadas por el conjunto de operadores, con un total de 1.3 millones de líneas en el año. Esta contribución resulta del aumento en 65.4% el total de líneas correspondientes a este subsegmento de operadores en su comparativo anual, al llegar a una contabilidad de 3.4 millones al cierre del cuarto trimestre de 2020.

El marcado dinamismo y oferta disruptiva de nuevos entrantes en el mercado móvil como lo son Mega móvil, izzi móvil y Oxxo Cel, operadores que obtienen sus capacidades de provisión de servicios móviles por el despliegue de infraestructura de Altán Redes, les ha permitido consolidarse como una alternativa atractiva para los consumidores.

Sin la incursión y crecimiento de estos operadores se habría registrado una moderada reconcentración en el mercado móvil en términos de líneas, tal que Telcel (el agente económico preponderante) habría sido el único jugador que habría aumentado su participación de mercado. Sin embargo, la historia fue otra y los OMVs fueron los únicos que incrementaron su tenencia de líneas en más de un punto porcentual de 1.6% a 2.7% en el último año.

En términos de adiciones netas, el preponderante fue el segundo operador en aumentar su contabilidad de líneas en 2020, con una adición de 871,000. En otras palabras, el operador continúa con marcadas ganancias en la atracción de usuarios, a pesar de la escasa reducción en participación de mercado en líneas. En términos de ingresos, los OMVs registraron una trayectoria opuesta a la dinámica del segmento y sector en su conjunto. De manera que, durante el cuarto trimestre de 2020, ingresaron 595.5 millones de pesos, prácticamente el doble de la cifra alcanzada en el mismo periodo de 2019. Mientras que, en todo el año, la contabilidad de ingresos ascendió a los 1,805 millones de pesos, 50.8% más que en 2019. Con ello, se duplicó en un solo año su participación de mercado, al pasar de 0.4% a 0.8% del total.

Este dinamismo de los OMVs es resultado del incremento y mejora de ofertas en el mercado mexicano, quienes, además de ofrecer tarifas competitivas, han encontrado la forma de competir con los operadores tradicionales por la vía de esquemas de valor agregado para los consumidores. Es previsible que esta ruta de crecimiento continúe y en el mediano plazo, y se vuelvan actores aún más relevantes en la industria.

@ernestopiedras

Ernesto Piedras

Director General de The Competitive Intelligence Unit

Inteligencia Competitiva

Lee más de este autor