Empezó ayer en Glasgow (Escocia) la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) a la que asistirán unas 20,000 personas, entre ellas, diplomáticos, políticos, empresarios, activistas ambientalistas y muchos jefes de estado y/o de gobierno, el de México no incluido.

En COP26, los gobiernos de los 195 países que firmaron el Acuerdo de París en abril de 2016 revisarán los compromisos que asumieron entonces para contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el uso de combustibles fósiles, la deforestación, la erosión del suelo y la ganadería, y así lograr que: 1) la temperatura global promedio no supere por 2° C los niveles que existían antes de la Revolución Industrial que empezó a mediados del Siglo 18; y 2) el aumento de la temperatura global se limite a 1.5° C.

Hasta ahora, más de 100 países ya presentaron nuevos y revisados compromisos, pero los expertos afirman que no son suficientes para evitar un aumento de la temperatura del planeta.

Hace unos meses, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU publicó un Informe Especial para cuantificar el monto máximo de dióxido de carbono (CO2) que podría liberarse a la atmósfera para mantener el calentamiento global por debajo de 1.5º C. Los expertos estimaron que, a partir de 2020, podrían liberarse 400 Gt (gigatoneladas) adicionales de CO2 y aún tener un 67% de posibilidades de limitar el calentamiento a 1.5º C (una gigatonelada equivale a 1,000 millones de toneladas métricas).

El problema es, como lo anoté líneas arriba, que todo indica que en las siguientes décadas se generarán más que las 400 Gt debido a que la mayoría de los 195 países no alcanzaron las metas que se propusieron hace cinco años.

De acuerdo con el Climate Action Tracker (ACT) desarrollado por Climate Analytics, una organización sin fines de lucro dedicada a la ciencia y política climática con sede en Berlín, sólo un país de los 63 que generan el 80% de las emisiones globales cumplió con los objetivos que se fijó en 2016: Gambia, el más pequeño de los países de África, con 2.3 millones de habitantes, ubicado en el extremo occidental del continente, sobre la costa del Océano Atlántico.

El ACT indica que sólo siete países se acercaron bastante a sus metas: Costa Rica, Etiopía, Kenia, Marruecos, Nepal, Nigeria y el Reino Unido.

Las acciones para alcanzar sus metas fueron insuficientes en 35 países: Alemania, Chile, Estados Unidos, Japón, Noruega, Perú, Sudáfrica, Suiza y los 27 de la Unión Europea. Fueron altamente insuficientes en 15: Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Colombia, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, India, Indonesia, Kazajstán, México, Nueva Zelanda, Ucrania y Vietnam. Y fueron críticamente insuficientes en cinco: Arabia Saudita, Irán, Rusia, Singapur y Tailandia.

El tiempo para evitar superar el 1.5° C se está acabando. El Climate Clock (Reloj Climático) desarrollado por un grupo de científicos, educadores, artistas y activistas en el mundo indicaba ayer, a las 16:00 (Centro), que quedaban solo 7 años 263 días y 45 minutos para lograrlo.

Todo indica que difícilmente se logrará el objetivo y que la humanidad enfrentará una crisis climática cuyos efectos serán devastadores.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor