A la Estrategia Nacional de Ciberseguridad, cuyo documento rector fue publicado por el Gobierno de la República el 13 de noviembre pasado, le hace falta una agencia que coordine los objetivos tanto para el monitoreo y la vigilancia como para su ejecución, consideró Jorge Vega Iracelay, exdirector de Asuntos Legales y Corporativos de Microsoft México.

Vega Iracelay ha sido uno de los impulsores de la estrategia de ciberseguridad, una política pública necesaria en México para el fortalecimiento de la seguridad en entornos digitales, en un momento de plena adopción de la economía digital.

“En mi opinión, creo que siempre una agencia que tenga el músculo, los objetivos y el staff siempre será lo más efectivo. Es como si en el mundo corporativo diseñáramos una dirección y no le diéramos presupuesto. Hubiese sido deseable una agencia con dientes para hacer cumplir la estrategia y con facultades de coordinación. Se pueden tener las ideas pero si no tiene presupuesto estamos en problemas”, dijo Vega Iracelay, entrevistado este lunes con motivo de su salida de Microsoft México, luego de siete años de encabezar los tema jurídicos, de relación con gobierno y la filantropía de la tecnológica en México.

“El Estado es muy grande y si no aseguramos la coordinación la estrategia no será efectiva”, advirtió Vega Iracelay, que como ejecutivo de Microsoft México impulsó la creación en febrero pasado de un Centro de Ciberseguridad para dar servicio a toda la región.

De acuerdo con su propia descripción, la Estrategia Nacional de Ciberseguridad (ENCS) “define objetivos y ejes transversales, plasma los principios rectores, identifica a los diferentes actores involucrados y da claridad sobre la articulación de esfuerzos entre individuos, sociedad civil, organizaciones privadas y públicas en materia de ciberseguridad; además señala el modelo de gobernanza para la implementación, seguimiento y evaluación de la Estrategia”. Sin embargo, en contra de las propuestas de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti), la Estrategia Nacional de Ciberseguridad carece de una agencia diseñada exclusivamente para coordinar la ejecución de esta política pública.

De acuerdo con el documento rector de la ENCS, “en una etapa inicial” la coordinación de la estrategia estará a cargo de la Comisión Intersecretarial para el Desarrollo del Gobierno Electrónico (CIDGE) a través de la Subcomisión de Ciberseguridad. Será esta oficina la que coordinará y articulará “los esfuerzos de los diferentes actores para la implementación y seguimiento de la Estrategia”. 

Para Vega Iracelay, quien está nominado a la Orden Mexicana del Águila Azteca que se entrega a los extranjeros como reconocimiento a servicios prominentes prestados a la nación, se necesita también que la sociedad civil se involucre decididamente para la contraloría social de la estrategia. “Hay un componente muy importante que es la sociedad civil, sobre todo en lo que compete a los derechos fundamentales”, dijo.

Vega Iracelay dejó Microsoft después de once años en la empresa y siete años al frente de la Dirección de Asuntos Legales y Corporativos de la tecnológica en México.

[email protected]

José Soto Galindo

Editor de El Economista en línea

Economicón

Periodista. Desde 2010 edita la versión digital de El Economista en la Ciudad de México. Maestro en Transparencia y Protección de Datos Personales por la Universidad de Guadalajara. Tiene especialización en derecho de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información. Su blog personal es Economicón.

Notas Relacionadas