El grupo estadounidense de telecomunicaciones AT&T presentó el martes opacos resultados trimestrales que son los primeros tras cerrar su compra de Time Warner a mediados de junio.

AT&T volvió a sufrir por la declinación de sus actividades tradicionales como telefonía fija y televisión la cual está perdiendo terreno ante los servicios de videos en la web.

Su empresa de televisión satelital Direct TV perdió 286.000 abonados. Esa baja no pudo ser compensada por 46.000 nuevos clientes de telefonía móvil de pago mensual; la franja más codiciada del mercado telefónico.

El beneficio neto subió 30% a 5.100 millones de dólares contra 3.900 millones de igual período del año pasado pero ese incremento fue atribuido especialmente a ajustes contables.

El volumen de negocios bajó 2% a 39.000 millones dólares. Ese repliegue también fue atribuido por el grupo a ajustes contables.

AT&T aumentó a un mínimo de 3,50 dólares por acción su previsión de beneficio anual pero eso era esperado debido a la fusión con Time Warner cuyos efectos comenzarán a verse a partir del tercer trimestre.