El Departamento de Justicia estadounidense apeló este jueves la decisión judicial que autorizó la fusión entre el gigante de las telecomunicaciones AT&T y el grupo de medios Time Warner.

El ministerio no dio argumentos para la apelación, que se produce apenas un mes después de que un juez autorizara la fusión que la administración de Donald Trump estaba tratando de evitar.

AT&T había completado la operación el 14 de junio.

La transacción, anunciada en 2016, asciende a 85,000 millones de dólares.

AT&T es el mayor operador de cable de Estados Unidos y el segundo de telefonía móvil.

Time Warner es un gran grupo de medios que posee, entre otros, a la cadena HBO, los estudios de cine Warner y el canal de noticias CNN.

El panorama de los medios y las telecomunicaciones en Estados Unidos está en plena transformación, con acercamientos entre los actores tradicionales de estos sectores para acomodarse a la llegada de gigantes de Internet como Amazon, Apple, Google o Netflix.

En su fallo del 12 de junio, el juez federal Richard Leon señaló que el gobierno no había presentado ninguna evidencia de que la fusión pudiera penalizar a los consumidores.

abr