Entre enero y septiembre de este año, México captó recursos por inversión extranjera en cartera de 19,867 millones de dólares, un retroceso de 47.3% a tasa anual, por lo que este indicador observó su peor caída para un periodo similar desde el 2008, revelan datos de Banco de México (Banxico).

El dato reportado por Banxico, es el más bajo de los últimos años, únicamente superado por 2009, periodo en que solamente entraron 7,599 millones de dólares.

De acuerdo con datos de la balanza de pagos difundidos el miércoles por el banco central, tan sólo en el tercer trimestre del año, los flujos de captación por este concepto disminuyeron 42.6%, al ubicarse en 1,786 millones de dólares, y acumulan cinco trimestres consecutivos con variaciones negativas.

Los dólares del exterior que entraron al mercado accionario mexicano sumaron en los primeros nueve meses del año 4,563 millones de dólares, una baja de 22.5% anual, mientras que la inversión en el mercado de dinero, principalmente bonos gubernamentales de mediano y largo plazo, se redujo en 81%, al acumular 2,530 millones de dólares, la cifra más baja en este renglón desde el 2009.

Abandonan activos riesgosos

Al parecer, el capital extranjero empieza gradualmente a abandonar sus posiciones de riesgo y a salir de la renta variable, así como a reacomodar su posturas en deuda de bonos gubernamentales, para buscar refugios más seguros ante un inminente cambio en la política monetaria de Estados Unidos a través de una alza en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal (Fed)

No hay una salida, pero sí una desaceleración dramática de los flujos de inversión de cartera que llegan al país, y esto viene ocurriendo desde el 2012, si bien México ha perdido capacidad de captar estos recursos, es un fenómeno global observado, consecuencia del cambio en la postura de la política monetaria en Estados Unidos , dijo Raúl Feliz, catedrático del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

Destacó que la llegada de estas inversiones ha disminuido sobre todo en economías emergentes, pero los capitales han sabido diferenciar a México, ya que el flujo sigue siendo positivo y no hay una salida drástica o una depreciación tan grave de la moneda, como en Brasil.

La volatilidad y la incertidumbre por las expectativas del alza en las tasas de interés en Estados Unidos provocaron en el periodo de referencia un rediseño en los portafolios de inversión de los capitales extranjeros.

Cabe recordar que todo apuntaba a que en la reunión de septiembre, la Fed podría aumentar sus tasas; además, se incrementaron los temores por la desaceleración de la economía China.

El nerviosismo de los inversionistas tuvo consecuencias tanto en el mercado de dinero como en el de capitales.

En el trimestre de referencia, el principal indicador de la BMV tuvo una pérdida de 5.37% en términos nominales, al disminuir de un nivel de 45,054 puntos a 42,632 unidades.

Por otra parte, datos de Banxico revelan que hasta el 13 de noviembre la tenencia de bonos gubernamentales, como Cetes y bonos largos, en manos de extranjeros se acercan a 11.6% del Producto Interno Bruto, al sumar 2.035 billones de pesos, equivalentes a 123,138 millones de dólares; de esta forma, la salida de dólares en este año es de 21,513.8 millones de dólares

Para el catedrático del CIDE, hay efectos en la economía real por el menor ritmo de estos flujos, como la depreciación del peso, además destacó que la tendencia va a continuar hasta conocer la velocidad y el tamaño del incremento de las tasas de interés en Estados Unidos,

En el momento en que la Fed suba las tasas, habrá movimientos abruptos en el tipo de cambio y la captación de recursos será más complicada, pero tenderá a recuperarse en el corto plazo; los inversionistas ya dan por descontada el alza en las tasas de interés por parte de la Fed.

Por ello, ya están reacomodando sus portafolios y aunque hay riesgos como la desaceleración de la economía mundial, los conflictos geopolíticos y el menor dinamismo en China, la economía mexicana destaca del resto de otras emergentes , explicó Raúl Feliz.

[email protected]