Las empresas de adquisición con propósito especial (SPAC) han ganado terreno en el mercado, particularmente en este 2020 en medio de la crisis sanitaria por la pandemia. Durante este año, se han levantado más de 42,200 millones de dólares mediante 111 ofertas en el mundo, muestran datos de spacdata.com.

Especialistas explican que este año, los SPAC han vivido su mejor momento, puesto que las operaciones han superado todo lo hecho en el 2019; tan solo el monto recaudado representa más de tres veces a lo levantado durante todo el año pasado.

Con las salidas al mercado y otras en espera, este es un año extraordinario para los SPAC en el mercado estadounidense, después de haber establecido récords, tanto por el número de operaciones como por el capital recaudado.

Pero también se ha visto el crecimiento en el tamaño promedio de una Oferta Pública Inicial (OPI) bajo el esquema de SPAC, con 380.8 millones de dólares, en comparación con los 230.5 millones de dólares en promedio registrados en el 2019.

“Los SPAC crecieron en popularidad como otra herramienta para acceder al capital. Esta tendencia se aceleró en 2020, con los turbulentos tiempos económicos que obligaron a las empresas a buscar liquidez”, expone otro estudio de la Asociación de la Industria de Valores y Mercados Financieros (Sifma).

Según los especialistas, estas figuras pueden ofrecer una salida al mercado más rápida y menos compleja respecto al proceso de una OPI.

“Muchos enumeran una ventaja de un SPAC como menos tiempo que una OPI, ya que los puntos de trato solo se negocian con el fundador o los fundadores, en lugar de realizar presentaciones itinerantes con muchos inversionistas. Además, en el mundo Covid-19, los participantes del mercado indican que los procesos funcionan bien virtualmente”, señala el reporte de Sifma.

Los SPAC (Special Purpose Acquisition Company, por su sigla en inglés) son un vehículo público temporal de financiamiento que se lista en Bolsa con el propósito de recaudar capital para adquirir otra empresa (en un lapso de entre 18 a 24 meses) y, a su vez, hacerla pública.

El más grande

En este año debutó el SPAC más grande de la historia, Pershing Square Tontine Holdings, del multimillonario administrador de fondos de cobertura Bill Ackman, con una oferta pública inicial de 4,000 millones de dólares el 22 de julio.

Otras salidas, tras la fusión lograda vía un SPAC, que se volvieron populares han sido la firma de autos eléctricos Nikola, el operador estadounidense de apuestas y concursos deportivos DraftKings que salió el pasado mes de abril. Mientras que la empresa de turismo espacial, Virgin Galactic Holdings lo hizo el año pasado.

Se espera que próximamente el inversionista multimillonario Chamath Palihapitiya y el fundador del fondo de riesgo Ian Osbourne, recaudan alrededor de 2,000 millones de dólares con el lanzamiento de tres nuevos SPAC.

“Los SPAC pueden ser una herramienta eficaz para que los inversores institucionales y las empresas de capital privado participen en la adquisición de empresas privadas con potencial”, dijo Mark Schwartz, especialista en EY.

Sin embargo, la Asociación de la Industria de Valores y Mercados Financieros advierte que el rendimiento de las acciones de SPAC pueden ser cuestionables. Citando a Renaissance Capital, una firma de inversión, señala que de 2015 a 2020 el rendimiento promedio de los SPAC fue de -18.8%, frente al 37.2% de las OPI tradicionales y solamente 29% de los SPAC en dicho tiempo tuvieron rendimientos positivos.

Se observó que los SPAC de 2019 y este 2020 superaron a los anteriores; los SPAC más grandes superaron a los más pequeños y los SPAC de la industria de la salud y la tecnología superaron a otros sectores, como por ejemplo, el de energía.

Sin embargo, los emisores de SPAC continúan viendo oportunidades únicas en este entorno económico para adquirir empresas “estresadas”. Y los participantes del mercado esperan que continúe el crecimiento de este mercado público.

En México hay listados en la BMV solo dos SPAC, Vista Oil & Gas y Promecap, del empresario Fernando Chico Pardo, ambas lograron la fusión de una compañía, pero ninguna ha anunciado una OPI.

Especialistas señalan que la popularidad de los SPAC puede explicarse en parte por el hecho de que compañías respaldadas por empresarios como Bill Ackman y Chamath Palihapitiya los estén adoptando ha ayudado a borrar parte de su estigma original, pues este vehículo era visto por los inversionistas con ciertas dudas.

Sin embargo, advierten que este “boom” del 2020 no garantiza que este instrumento siga siendo el favorito de Wall Street en el futuro y sugieren ser cautelosos con las inversiones.

judith.santiago@eleconomista.mx