En lo que va de este año, los mercados financieros se han visto afectados por la incertidumbre que ha ocasionado la pandemia del Covid-19. Sin embargo, para el último trimestre del año, la atención estará centrada también en las próximas elecciones de Estados Unidos, ya que debido a la importancia de los resultados, los inversionistas estarán preparándose para más brotes de volatilidad que se producirán en las próximas semanas.

De acuerdo con un estudio presentado por Credit Suisse, James P. Sweeney, Chief Economist and Regional CIO Americas y Peter James Foley, Economist, señalan que la economía mundial se ha apresurado en atravesar tres fases distintas este año, y están por entrar en una cuarta.

“La primera fase, propia de una economía normal, estuvo marcada por un aumento tardío de la aprehensión, y duró desde principios de enero hasta principios de marzo. La segunda fue de pánico financiero, con confinamientos generalizados y los peores datos macroeconómicos que probablemente veremos jamás. Esta fase se prolongó desde marzo hasta mayo”, explican.

“La tercera fase trajo consigo un rápido repunte en diversos datos económicos, a medida que iban concluyendo los confinamientos a gran escala. Sin embargo, las cosas distaban mucho de ser normales y los riesgos a largo plazo empezaron a aparecer. Esto se desarrolló entre junio y septiembre. En la nueva cuarta fase se producirá un crecimiento lento, aunque todavía positivo, de la mayoría de los datos económicos que se desplomaron en la fase 2 y aumentaron en la fase 3”.

Destacan que el futuro más próximo, se verán sobre todo dos claros riesgos a la baja. El primero es la posibilidad de que no se aprueben nuevas medidas de estímulo en Estados Unidos. Si no se alcanza un consenso en este sentido, es probable que las quiebras personales y empresariales aumenten. Y luego está el Covid-19, debido a que los contagios en Europa van en aumento, igual que las cifras en el Noreste de Estados Unidos.

Agregan que 2021 será sin duda un año muy esperado por todos, pues se espera haya recuperación, vacunas, renacimiento e incluso relajación de las tensiones. “En lo que respecta a sus previsiones para 2021, la actual tendencia descendente del impulso del crecimiento mundial probablemente toque fondo en algún momento durante el primer trimestre del próximo año”.

Mercados

Daniel Imhof, Head of S&P Investment Management & Client Coverage, explica que tras un descanso después de toda la agitación causada por el Covid-19, los mercados financieros volvieron a mostrarse más volátiles en septiembre.

“Los mercados globales de renta variable tuvieron que ceder terreno, encabezados por las acciones de energía, finanzas y tecnología, ya que las valoraciones de estas últimas habían alcanzado niveles muy elevados”.

Señala que, de cara al último trimestre de este año, considera que podría haber una mayor consolidación a corto plazo, atribuible a ciertos riesgos tácticos como las próximas elecciones presidenciales estadounidenses, las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, o el Brexit.

Estados Unidos

Finalmente, James P. Sweeney, Chief Economist and Regional CIO Americas, señala que el candidato Demócrata, Joe Biden, es el favorito para ganar las elecciones presidenciales. “Una victoria total de los Demócratas, tanto en la Casa Blanca como en las dos cámaras del Congreso, es ahora nuestra previsión principal. Sin embargo, la contienda entre Trump y Biden está más reñida de lo que sugieren las encuestas, dada la fuerte presencia Republicana en el Tribunal Supremo y la probable controversia en torno al voto por correo”.

Asegura que la cuestión de si será un mismo partido el que controle todos los órganos o si habrá un gobierno dividido es muy importante, ya que abriría las puertas a la adopción de medidas legislativas significativas. “Consideramos que las probabilidades de control total por un único partido han aumentado, independientemente de quién se alce con la presidencia”.