PepsiCo superó el lunes las estimaciones de analistas de ventas y utilidades trimestrales, debido a que las personas compraron más bocadillos como Tostitos, Cheetos y Doritos ante los confinamientos en sus casas debido a las restricciones por la pandemia del coronavirus.

Las acciones de la compañía, que han caído 1.6% hasta la fecha en un año turbulento para Wall Street, ganaron 0.33%, luego de haber subido más de 2% antes de la apertura del mercado debido a que los inversionistas desestimaban la caída de las ventas de refrescos por los cierres generalizados de restaurantes.

“Los hábitos de alimentación de los consumidores siguen evolucionando y el que los consumidores pasen más tiempo en casa beneficia a las ocasiones de consumir desayunos, bocadillos y comidas en el hogar”, dijo el presidente ejecutivo Ramon Laguarta en comentarios pregrabados. “Ganamos participación de mercado en los bocadillos salados, de sabores y macro en el trimestre”, agregó.

Las ventas en línea de papas fritas se dispararon 93.5% y las de nachos 101.2% en la semana que terminó el 20 de junio, según datos de mercado de Nielsen.

Las ventas de bocadillos de PepsiCo bajo su unidad Frito-Lay North America crecieron  7% en el segundo trimestre, que terminó el 13 de junio.