La toma de utilidades al principio de la semana pasada y la incertidumbre por la decisión de Agustín Carstens de dejar el cargo de gobernador del Banco de México (Banxico), para mediados del 2017 presionaron a la baja al Índice de Precios y Cotizaciones (IPC).

El principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV)osciló en un promedio de 45,000 unidades; sin embargo, el jueves y viernes regresó a 44,000 puntos, después de darse a conocer la renuncia de Carstens y por la toma de utilidades generada por el alza de 2.24% en el indicador la semana previa.

Seguirá presionada

Para esta semana habrá eventos relevantes que puedan presionar aún más a la baja el principal índice bursátil.

Según un reporte de Casa de Bolsa Finamex, un próximo evento en el que se debe poner atención es el que se tendrá en el Congreso de Estados Unidos, que debe aprobar una medida de gastos antes del 9 de diciembre.

Esto para evitar un cierre gubernamental parcial, pues el ala republicana está planeando impulsar una propuesta que fondeará las actividades gubernamentales hasta el primer trimestre del 2017, para darle al presidente electo, Donald Trump, tiempo para jerarquizar sus prioridades.

Los presidentes de la Fed de Chicago y St. Louis, Charles Evans y James Bullard, respectivamente, hablarán sobre condiciones económicas y política monetaria.

En México se publicará el dato de inflación para la segunda quincena de noviembre, en el que anticipa Finamex una inflación general nula y una subyacente de 0.04%, la primera por debajo del consenso y la segunda superando la mediana de las expectativas de los analistas de 0.02 por ciento.

El IPC se ubicó al final de la semana en las 45,550 unidades, para una variación semanal negativa de 1.77 por ciento.

Los mayores ascensos en la muestra se ubicaron en ALFA con 2.50%; GCARSO, 1.73% y MEXCHEM tuvo un alza de 1.28 por ciento. Las mayores caídas fueron de VOLAR, 9.25%; GAP, 9.14% y GFREGIO, 7.32 por ciento.

Wall Street sin cambios, pese a dato de la nómina no agrícola de EU

Las acciones cerraron con cambios mínimos el viernes en la bolsa de Nueva York, tras un informe de empleo en Estados Unidos que casi no alteró las expectativas de un alza de tasas de interés este mes y un sector bancario que frenó su avance.

Un informe del Departamento del Trabajo mostró que los empleadores de los sectores privado y público contrataron más gente el mes pasado de lo que los economistas esperaban, reforzando aún más las expectativas de un alza de tasa cuando la Reserva Federal se reúna en dos semanas.

Pero la reacción de los inversionistas al reporte de empleo del viernes fue casi nula porque los mercados parecen haber ya descontado que las tasas subirán este mes.

Los principales índices de Wall Street han tocado una serie de máximos históricos en las últimas tres semanas tras el triunfo de Donald Trump. Los inversionistas se han volcado a sectores que se beneficiarían con promesas de campaña como recortes impositivos, gasto en infraestructura y desregulación bancaria.

El índice S&P 500 del sector financiero ha avanzado 13.1% desde el 8 de noviembre, mientras que el del sector industrial ha ganado más de 7 por ciento.

Pero el repunte del sector financiero se frenó el viernes y el índice perdió 1%, convirtiéndose en el sector de peor desempeño entre los 11 principales del S&P.

El índice Dow Jones perdió 21.51 puntos, o 0.11%, a 19,170.42 puntos, y el S&P 500 subió 0.87 puntos, o 0.04%, a 2,191.97 unidades. El indicador Nasdaq Composite subió 4.55 puntos, o 0.09%, a 5,255.65 unidades.

En la semana, el Dow Jones ganó 0.1%, el S&P 500 perdió 1%, y el Nasdaq cayó 2.7 por ciento. Las acciones de Goldman Sachs, que perdieron 1.4%, bajaron por primera vez en cuatro días, mientras que Bank of America, Citigroup y Wells Fargo perdieron entre 1.3 y 2.2%, convirtiéndose en los mayores lastres del S&P. (Reuters)

[email protected]