El mercado bursátil mexicano es bastante pequeño, por lo que necesita una mayor profundidad. Por ello requiere acercarse más a las pequeñas y medianas empresas.

Las bolsas de valores deberían ser una buena opción para listar a las empresas productoras del Estado y a sus proveedores.

En la reunión anual de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), que en esta ocasión se llevó a cabo de manera virtual por la pandemia del Covid-19, distintas voces destacaron que la profundidad del mercado bursátil mexicano, respecto del Producto Interno Bruto del país, es pequeña.

Es muy pequeño al compararse con los mercados de Estados Unidos, Chile, Brasil y España, por citar algunos ejemplos.

En el Banco de México destacaron que el impacto por la pandemia del Covid-19 ha sido grande y el sector  tiene una recuperación más lenta.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), destacó que se tiene el número de empresas listadas más bajo, incluso de economías similares y de otras de menor nivel de desarrollo económico.

Por su parte, la Secretaría de Hacienda, a través de su titular, Arturo Herrera,  destacó que la eventual reforma al sistema de pensiones permitirá que las Afores inviertan más en el mercado de valores.

Dijo que se busca incrementar el ahorro obligatorio y existan más recursos para invertir.

El presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) Juan Pablo Graf, destacó que el sector bursátil nacional mostró resiliencia ante la fuerte volatilidad de los mercados.

El representante del sector bursátil mexicano, Álvaro Pimentel Caraza, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB) sugirió que las empresas productivas del Estado, como Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, lleguen al mercado bursátil, lo que daría profundidad y fortaleza al sector.

termometro.economico@eleconomista.mx