El peso mexicano consiguió un avance semanal contra el dólar. Al terminar las operaciones, el tipo de cambio se ubicó en 22.0270 unidades por billete verde contra 22.3970 unidades en su registro del viernes anterior, con datos del Banco de México (Banxico).

El movimiento en la cotización significó para la moneda mexicana una ganancia acumulada de 37 centavos, que equivalen a una variación de 1.65 por ciento. Esta recuperación la ubicó como la divisa de América Latina que más se apreció durante el periodo.

Hoy el peso consiguió una fuerte apreciación contra un registro de 22.2300 centavos ayer, a pesar de cifras económicas negativas y movimientos mixtos en los mercados. Su ganancia en la jornada fue de 20.30 centavos, o un movimiento de 0.91 por ciento.

 

Las ventas minoristas de China cayeron en julio, contrario a las expectativas de un modesto ascenso. Las ventas minoristas en Estados Unidos aumentaron 1.2% en julio con respecto a junio, dato inferior al promedio de 1.80% de las expectativas de analistas.

El Banco de México redujo ayer su tasa 50 puntos base para ubicarla en un nivel de 4.50 por ciento. Algunos analistas mencionaron que el peso se apreció apoyado por el alto pago que todavía da la deuda mexicana comparada contra otras en el mundo.

Otros analistas afirmaron que el movimiento había sido anticipado por el mercado y no hubo respuesta del peso. La directora de Análisis de Banco Base le atribuyó el avance de la divisa a un lenguaje menos acomodaticio del Banxico, entre otros factores.  

Aspecto técnico

En el aspecto técnico, el peso se mantuvo casi toda la semana por debajo de la media móvil exponencial de 55 días en 22.4600 unidades, que actuó como resistencia, y busca su media móvil exponencial de 200 días en 21.9100 unidades, que sería el soporte.

"De llegar a confirmar una ruptura real por debajo de la media móvil exponencial de 200 días, el dólar/peso podría caer hasta el nivel de 21.0000 unidades por dólar", destacó en una nota Alexander Londoño, analista de mercados para la firma ActivTrades.

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de la divisa estadounidense contra una canasta conformada por seis monedas de referencia, caía al cierre del peso -0.25% a 93.10 unidades. Los operadores se mantienen atentos al diálogo sobre nuevos estímulos.

jose.rivera@eleconomista.mx