El peso mexicano opera con pérdidas contra el dólar la mañana de este jueves y toca a su peor nivel en siete semanas, debido a una nueva ola de aversión al riesgo. En una jornada de volumen reducido por feriado en Estados Unidos, que conmemora el Día de Acción de Gracias, el par sube a 19.6450 unidades por dólar.

Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, firmó ayer una ley que respalda las protestas en Hong Kong. China respondió a Washington con la advertencia de aplicar "firmes medidas" y añadió que los intentos por interferir en la ciudad gobernada por el país asiático fracasarán. Los mercados temen complicaciones comerciales.

 

El movimiento en el tipo de cambio contra su cierre oficial previo de 19.5500 unidades por dólar, con datos del Banco de México (Banxico), significa un retroceso para la moneda local de 9.50 centavos que equivalen a 0.48 por ciento. El cruce se mantiene en favor del dólar y los datos económicos locales complican la situación.

El Banxico recortó ayer por quinta vez consecutiva su expectativa de crecimiento económico para este año y anticipó que incluso podría registrarse una tasa negativa del Producto Interno Bruto (PIB). De acuerdo con sus cálculos, el dato de 2019 podría ubicarse en un rango entre -0.2% y 0.2%, con un promedio de crecimiento nulo.

Presión de volumen mínimo

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de la divisa estadounidense contra una canasta de seis monedas de referencia, no se mueve y se ubica en 98.37 unidades. Con un volumen de operación mínimo y los inversionistas posicionados en refugios contra el dólar, previo al fin de semana largo, el mercado se muestra cauteloso.

Los efectos de tensiones políticas en la región mantienen a divisas como los pesos chileno y colombiano en territorio negativo. La divisa mexicana ha evitado los efectos de las protestas en países de América Latina por su estabilidad política, escribió el analista de OANDA Alfonso Esparza, pero la economía y el comercio la impactan.

"La estabilidad política en México ha blindado al peso [de las protestas] por el momento, pero si continúa la incertidumbre de un tratado entre Estados Unidos y China y el crecimiento de la economía sigue a la baja, el riesgo de contagio de los movimientos sociales de la región irá en aumento", aseguró en un reporte para medios.

[email protected]