La crisis sanitaria continuó afectando los resultados financieros y operativos de los grupos aeroportuarios, lo que resultó en contracciones de doble dígito en utilidades y flujo operativo (EBITDA), principalmente.

En sus reportes trimestrales, Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur) y  Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) destacaron caídas relevantes en tráfico de pasajeros a partir de la segunda quincena de marzo del 2020, aunque comenzó una mejoría en junio.

Coinciden en que el grado de recuperación de las operaciones dependerá de la duración y contención de la pandemia del Covid-19.

En el caso de Asur, la utilidad neta cayó 55.4% en el cuarto trimestre del 2020 o 580 millones de pesos en comparación con igual lapso del 2019. Mientras que el EBITDA fue de 1,330.9 millones de pesos, una contracción de 45.4 por ciento.

Los ingresos al cuarto trimestre del operador de nueve terminales aéreas en el sureste de México disminuyeron 36.23%, a 2,4440 millones de pesos en el periodo de comparación, debido principalmente a decrementos en los ingresos por servicios no aeronáuticos.

El tráfico total de pasajeros cayó 44.9% interanual a 7.7 millones de pasajeros, debido al impacto negativo de la pandemia en los viajes a partir de mediados de marzo del 2020.

GAP, que opera 14 aeropuertos en México y en Jamaica, reportó una caída de 76.2% en la utilidad neta el trimestre, la cual fue de 340.4 millones de pesos, así como una baja de 48.7% en sus ingresos del periodo, impactado por la caída en el tráfico de pasajeros.

Además, el operador de terminales dijo que entre octubre a diciembre pasados disminuyó 35.5% su tráfico de pasajeros respecto al 2019.

judith.santiago@eleconomista.mx