La OPEP y sus aliados se muestran preparados para extender recortes al suministro la próxima semana al menos hasta finales del 2019, después de que Irak se unió el domingo a Arabia Saudita y Rusia en respaldar una política que busca apuntalar los precios del crudo en medio de un debilitamiento de la economía mundial.

Irán es el único país importante de la OPEP que no ha hablado públicamente sobre la necesidad de ampliar el acuerdo. Teherán se ha opuesto a las políticas presentadas por su rival Arabia Saudita, asegurando que Riad estaba demasiado cerca de Washington.

Estados Unidos no es un miembro de la OPEP ni participa en el pacto de suministros. Washington ha exigido que Riad tenga un mayor bombeo de petróleo para compensar las menores exportaciones de Irán después de imponer nuevas sanciones sobre Teherán debido a su programa nuclear.

La OPEP y sus aliados, liderados por Rusia, han recortado la producción desde el 2017 para evitar una caída de los precios del crudo en medio del creciente bombeo de Estados Unidos, que se ha convertido en el mayor productor mundial este año, por delante de Rusia y Arabia Saudita.

Desafíos

Los temores sobre una demanda mundial más débil como resultado de la disputa comercial entre Estados Unidos y China se han sumado en los últimos meses a los desafíos que enfrentan los 14 miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El ministro iraquí de Petróleo, Thamer Ghadhban, dijo que espera que el pacto se amplíe de seis a nueve meses.

“La posición de Irak es positiva, aborda la realidad de los desafíos del mercado petrolero y respalda todos (los esfuerzos) relacionados a equilibrar la oferta y la demanda de crudo”, aseguró Ghadhban.

Irak ha superado a Irán como el segundo mayor productor de petróleo de la OPEP y sus exportaciones han aumentado debido a las inversiones de grandes empresas occidentales.

En contraste, las exportaciones de Irán se han hundido a 300,000 barriles por día en junio desde hasta 2.5 millones de bpd en abril del 2018 debido a las nuevas sanciones impuestas por Washington.

El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó el sábado que acordó con Arabia Saudita extender el actual acuerdo de recortes de 1.2 millones de bpd, o 1.2% de la demanda mundial, en seis a nueve meses, hasta diciembre del 2019 o marzo del 2020.

Mientras, el ministro de Energía saudita, Khalid al Falih, expresó que el pacto probablemente sea extendido por nueve meses y que no se necesitan mayores reducciones.

Los ministros de petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo se reúnen el lunes en Viena, tras lo cual se celebrarán conversaciones con los productores de petróleo no pertenecientes a la OPEP el martes.