El mercado mexicano de derivados (MexDer) sigue siendo pequeño, pues si se compara con el tamaño que registraba hace una década es relativamente bajo el avance alcanzado, aseguró Andrés Mijares, director general de ELG Trading.

“Mi visión es que en los próximos 10 años el mercado logre crecer dos o tres veces de lo que hoy es, no es mucho pedir porque venimos de una base muy baja. Esa era mi expectativa hace 10 años, que crecería dos o tres veces, sin embargo, apenas creció una vez, pero siempre pensamos que el futuro debe ser mejor”, expresó el entrevistado.

El magro crecimiento deja abierta la oportunidad de seguir aumentando el tamaño de este mercado en México, pero para lograrlo es necesario aumentar la promoción y difundir los beneficios de mercado.

“Llevo 10 años trabajando en el mercado y sigue siendo del mismo tamaño que en el 2008, eso es un indicador de todo el desarrollo que falta, y sin promoción, dudo que pueda crecer más, pero el potencial está ahí”, comentó Mijares que opera en este mercado desde hace más de una década.

Actualmente los productos más operados en el MexDer son los futuros del dólar estadounidense, el índice de precios y Cotizaciones y los swaps. Dichos contratos también fueron los más operados en el 2008.

El volumen alcanzado en los futuros del dólar fue cercano a 3.2 millones de contratos, con un importe de 361,153 millones de dólares.

Respecto a los futuros del IPC de la Bolsa mexicana, se lograron colocar poco más de 1 millón de contratos por un monto de 288,295 millones de pesos en ese mismo año, de acuerdo con cifras de la plaza bursátil. En swaps el volumen registrado fue de 57.8 millones por 5.7 billones de pesos.

Los contratos en el 2018 para los futuros de dólar sumaron más de 6.2 millones por más de 1.2 billones de dólares. Mientras que el volumen para el futuro del S&P/BMV IPC fue de 915,347 contratos por una cantidad de 428,465 millones de pesos. Y los swaps cerraron con 91,000 contratos por un importe de 9,047 millones de pesos.

ELG Trading es una plataforma 100% mexicana que surgió en el 2008, para operar derivados, y tiene a BBVA como socio liquidador.

En ese tiempo, dijo Mijares, la apuesta fue que para el 2018 el mercado de derivados alcanzaría importantes volúmenes de negociación, sin embargo, “está muy parado”.

Riesgo cambiario

“En ninguna planeación se puede dejar abierto el riesgo cambiario, esa cultura funciona en todo el mundo, pero en México no parece así. Por ejemplo, a una empresa exportadora le conviene tener certeza financiera y no especular sobre el tipo de cambio. La especulación no debería ser su negocio”, manifestó el director general de ELG Trading.

Por ello hizo un llamado para que todos los jugadores locales se unan para aumentar la difusión.

“No hay difusión, pero todos los jugadores tenemos que impulsarlo, no unos por aquí y otros por allá. Es un esfuerzo titánico y quizá va a llevar años, pero va tener que permear”, refirió.

Mijares aseguró que en México pocas son las empresas que cubren sus riesgos por tipo de cambio o movimientos en las tasas de interés.

[email protected]