Aunque marzo fue un mes para olvidar en los principales mercados bursátiles del mundo, el Ibex 35 español no podrá ignorar el hecho de que marzo del 2020, con una caída de 22%, sea ya el peor registro para el selectivo desde su creación en 1992, así como tampoco el saldo de pérdidas históricas de 30% con las que cierra el trimestre.

El miedo a la crisis sanitaria que provoca esta pandemia en todo el mundo, y al frenazo económico que provocará un impacto todavía incalculable, ha llevado al indicador español a firmar el peor comportamiento entre sus comparables del viejo continente en los últimos 30 días junto a la Bolsa de Milán, mientras que París y Frankfurt ceden alrededor de 17 por ciento.

De los algo más de 2,000 puntos que el Ibex ha perdido en marzo, la mitad corresponden a las caídas de sólo cuatro compañías: Banco Santander, Iberdrola, BBVA e Inditex, las firmas que más ponderan en el selectivo.

Sólo Grifols y Viscofan logran despedir el mes con alzas de 7 y de 3%, respectivamente.

Los más perjudicados

Entre los principales damnificados que se ha cobrado la crisis sanitaria por el brote de Covid-19 en la Bolsa española en este periodo se encuentran las empresas turísticas —el sector que más riqueza aporta a la economía española, 12% del PIB en el 2019— y, en concreto, IAG, que se desplomó prácticamente el triple de lo que cedió el índice en marzo y perdió la mitad de su valor en el mercado bursátil.

El holding que aglutina a las aerolíneas Iberia, British Airways y Aer Lingus cedió 56% en el mes.

Otras compañías relacionadas con la industria, como la hotelera Meliá, el gestor aeroportuario Aena y la tecnológica Amadeus perdieron en torno a 30%, en línea con el sectorial europeo de viajes, que cayó 29 por ciento. Asimismo, estos cuatro valores vieron evaporarse en marzo cerca de 16,000 millones de euros en capitalización bursátil.

La banca también se situó entre las industrias más perjudicadas, tras retroceder en marzo entre 29% en el caso de Bankia y 41% en el de Sabadell.

Siguiendo las recomendaciones del Banco Central Europeo (BCE), las grandes entidades anunciaron que no pagarán dividendos en el corto plazo, con el objetivo de que haya dinero en efectivo para reforzar las reservas de capital de los bancos.

De hecho, la industria europea es la más bajista, con pérdidas de 29.5 por ciento. Le siguió de cerca el inmobiliario, que también perdió 22%, y en clave española, Merlin Properties, retrocedió 41 por ciento.

Aunque ningún sector logra escapar de los números rojos, las firmas relacionadas con la salud son las que mejor han aguantado las pérdidas, en concreto, 4%, la mitad de lo que lo hace el segundo sector que menos pierde, el de la alimentación, con 8 por ciento.

De hecho, de las 53 cotizadas que aglutina el índice sectorial del Stoxx 600, cinco compañías lograron en marzo alzas de doble dígito, como fue el caso de la francesa BioMérieux, la sueca Getinge, la italiana DiaSorin, la británica Hikma o la holandesa Qiagen.

En cuanto a Grifols, la representante del Ibex de la industria, subió en Bolsa en las últimas semanas al calor de la noticia de que podría tener en julio su tratamiento contra el coronavirus en EU, según informó a la CNMV. No obstante, en el conjunto del ejercicio retrocede 2.5 por ciento.