En menos de diez minutos, la casa de subastas Christie's ha vendido en Nueva York un cuadro del pintor Amedeo Modigliani por 170.4 millones de dólares.

La primer sorpresa en dicha operación, es que la pintura Desnudo acostado se convirtió en la segunda mejor valorada de la historia en una puja, después de 'Las mujeres de Argel' de Pablo Picasso, que se adjudicó en mayo por 179.4 millones de dólares.

Con esta cotización, Modigliani ingresó en el club de Picasso, Bacon Giacometi, Warhol y Munch, cuyas ventas de sus cuadros han rebasado los 100 millones de dólares. A diferencia de ellos, Modigliani era la quintaesencia de artista maldito, pues a los 35 años murió en la miseria, alcohólico y tuberculoso.

La segunda sorpresa es que el Modigliani lo haya adquirido un inversionista chino, justo ahora cuando los temores de que la implosión de la burbuja de la Bolsa de China y el frenazo de la economía de dicho país alejaran a sus inversionistas del mercado del arte.

Desnudo acostado fue vendido por Laura Mattioli, hija de coleccionista Gianni Mattioli, quien se había asegurado un precio mínimo de 100 millones de dólares por la obra.

Christie's también ha adjudicado Enfermera , del estadounidense Roy Lichtenstein, por 95.3 millones de dólares, muy por encima de los 80 millones de dólares previstos.

Por su parte, la subasta de Sotheby's -la gran rival de Christie's- de obras modernas y contemporáneas en Asia el 4 de octubre logró 77 millones de dólares, un 42% más de lo esperado.

Estas operaciones han comenzado a suponer dudas respecto de una posible burbuja en el mercado actual del arte. Con esta operación, China ha mostrado que sus inversionistas aún tienen suficiente aguante para mantener a flote este mercado, una muestra más de que el arte y las finanzas pueden ser un buen matrimonio.

Con información de El Mundo

[email protected]