Washington- Los precios al consumidor estadounidense anotaron en febrero su mayor alza en 10 meses debido a un repunte en el costo de la gasolina, mostró este viernes un informe del Gobierno, pero hubo pocas señales de que las presiones de inflación subyacente se estén acumulando.

El Departamento de Trabajo dijo que el Indice de Precios al Consumidor subió 0.4% el mes pasado tras un avance de 0.2% en enero. El dato estuvo en línea con las expectativas de los economistas. La gasolina representó más del 80 por ciento del alza del índice en febrero.

Excluyendo los precios de los alimentos y la energía, el índice subyacente subió 0.1% en febrero tras un avance de 0.2% en enero. Para esta categoría los analistas esperaban un alza de 0.2 por ciento.

ros