Los principales índices accionarios del mercado estadounidense opera con fuertes caídas este lunes. Wall Street inicia la semana decididamente en terreno negativo debido a que las preocupaciones relacionadas con el avance de la variante Delta de la Covid-19 debilitan el apetito por los activos más riesgosos.

El índice principal Dow Jones, con las acciones de los 30 gigantes industriales registra una pérdida de -2.17% a 33,933.72 unidades. El S&P 500, con las acciones de las 500 empresas más sólidas del mercado, cae -1.63% a 4,256.43 unidades. El tecnológico índice Nasdaq se mueve -1.26% hasta 14,246.12 puntos.

 

Entre los valores más afectados por las caídas se encuentran los de firmas especialmente beneficiadas por la reapertura económica como las aerolíneas o las compañías de cruceros, debido a que el miedo ante los creicentes contagios lleva a pensar en nuevas restricciones que afecten de nuevo sus beneficios.

Las compañías aéreas como United Airlines o el gigante de los cruceros Royal Caribbean registran retrocesos de hasta -4 po r ciento. El sector energético recibe el impacto de una fuerte bajada del petróleo tras confirmarse que los grandes productores van a aumentar progresivamente sus suministros.

El índice de sector de empresas de energía del S&P pierde -4.32%, una caída mucho más pronunciada que las de otros sectores como el financiero (-2.81%), mientras que en el Dow Jones, los peores componentes son Boeing, con -3.96%; Goldman Sachs, con -3.68% y American Express, con -3.36 por ciento.

jose.rivera@eleconomista.mx