Aunque existen las condiciones para que más empresas participen en el mercado bursátil, todavía hace falta que se incrementen los incentivos, especialmente los fiscales, para que las organizaciones se atrevan a realizar toda la inversión relacionada con el cumplimiento que deben de tener para participar en el ecosistema de valores, indicó Nelly Molina.

La presidenta del Comité de Emisoras de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) dijo durante su participación en la presentación de la Encuesta Nacional de Financiamiento a las Empresas (Enafin) 2018 que existen varios mitos que inhiben la participación de más empresas en el mercado de valores.

Lo que sí es una certeza, comentó, es que debe de haber una mayor transparencia para acceder al fondeo bursátil, lo cual también puede verse como una barrera para acceder al mismo.

“No es un tema de regulación, ni detener el mercado listo, es un tema de incentivos. En muchas partes del mundo se ha incentivado a muchas empresas a colocarse en Bolsa por grandes incentivos fiscales. Ese incentivo económico-fiscal debe de ser lo suficientemente grande o más grande que la barrera cultural que tenemos para tolerar todos los requerimientos de cumplimiento y transparencia”, detalló Molina.

Según la Enafin 2018, sólo dos de cada 10 de las empresas conocen las posibilidades de financiamiento del mercado de valores y de este porcentaje, 79% muestra interés en participar en él con instrumentos de deuda.

Mala percepción

Molina añadió que en la actualidad se tiene la perspectiva de que el mercado de valores sólo es para empresas de gran tamaño, por todos los requisitos que se exigen para participar en él; sin embargo, en la actualidad las exigencias son menores respecto a las que se tenían hace una década, por lo que hay empresas de menor tamaño que ya pueden acceder a éste.

“La principal barrera es cultural, mucho en parte por mitos creados, hay cierta manera de pensar de que ser una empresa colocada en la Bolsa es inalcanzable y se debe de tener un tamaño bastante grande, cuando actualmente los requisitos han bajado muchísimo comparados con hace una década”, acotó.

Pese a esto, Molina destacó que para las empresas pequeñas y micro es necesario que tengan una gradualidad respecto a su historia crediticia, con el fin de familiarizarse con el tema de fondeo y posteriormente puedan dar el salto al mercado de valores.

[email protected]