La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) informó, a través de un comunicado, que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores autorizó mantener la suspensión de la cotización de las acciones representativas del capital social de Corporación Geo, en vigor desde el 30 de abril, por no presentar sus resultados financieros del primer trimestre del 2018.

El 16 de mayo, la emisora publicó que no contaba con las condiciones para cumplir con sus obligaciones de pago bajo los certificados bursátiles. Sumado a lo anterior, el 22 del mismo mes, HR Ratings anunció que le retiró la calificación en virtud de la terminación de contrato.

El viernes, Geo informó que compareció en un juicio con Grupo Financiero Banorte respecto a diversos contratos de fideicomisos que ambas partes tienen y cuyo inventario inmobiliario asciende a 2,888.1 millones de pesos.

El documento destaca el incumplimiento por parte de Geo tanto en términos como obligaciones y la pérdida de beneficios. De no llegar a un acuerdo, Geo podría perder parte de su inventario, dejándolo sin sustento de un plan de negocios que le permita continuar como empresa en funcionamiento.

Pero no es la primera vez que los papeles de Casas Geo dejaron de cotizar. El 29 de julio del 2013, y con una caída en el valor de su cotización de 24.54%, la BMV informó que suspendía las acciones de Geo luego de que días antes publicó un comunicado donde informaba la falta de información para emitir sus resultados trimestrales correspondientes al segundo trimestre de ese año.

El 16 de diciembre del 2015, sus títulos regresaron a cotizar a la bolsa, pero con una caída de 69.39%, o 9.73 pesos.

Pese a que el valor de las acciones de la empresa mostraron un aumento de 62.15%, a 12.94 pesos el 11 de abril del 2016, comparado con el valor de una sesión previa de 7.98 pesos, los títulos no se recuperaron y comenzaron una línea de tendencia negativa que lo llevó a caer hasta los 0.62 pesos por papel.


estephanie.suarez@eleconomista.mx