El fabricante de automóviles Ford obtuvo más de 500 millones de dólares de ganancias en el segundo trimestre y mejoró este miércoles sus previsiones de resultados para el año.

La empresa espera una sólida demanda de sus vehículos.

El grupo había estimado que su producción caería en 50% en el segundo trimestre por la falta de microchips que golpea todo el sector.

Así, cerró temporalmente algunas fábricas por falta de estos componentes indispensables en la producción de vehículos.

Pero al mismo tiempo la empresa se benefició de una fuerte demanda por autos, pick-up y camiones, lo cual le permitió "optimizar ingresos y ganancias" ofreciendo menos promociones y concentrándose en los vehículos más rentables.

Con estas medidas tuvo una ganancia neta de 561 millones de dólares.

Por acción, el beneficio fue de 13 centavos cuando los analistas esperaban una pérdida.

Muchos estadounidenses, que recibieron ayudas estatales, aprovechan las tasas de interés bajas para comprar nuevos vehículos.

La facturación de Ford creció 38% sobre el segundo trimestre de 2020, cuando la propagación de la Covid-19 paralizó la economía, para alcanzar 26,750 millones de dólares.

Para el año el grupo espera ganancias antes de impuestos y pago de deuda entre 9,000 y 10,000 millones de dólares.