Fibra Educa, el primer y único fideicomiso de inversión en bienes raíces del sector educativo en México, hiló otro trimestre con crecimiento en sus ingresos por arrendamiento y en los fondos de operaciones (FFO).

En el reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el fideicomiso inmobiliario informó que los ingresos por arrendamiento ascendieron a 753.1 millones de pesos, lo que reflejó un crecimiento de 3.29% entre enero y marzo de este año comparado con iguales meses del 2020.

La emisora dijo que “los ingresos se incrementaron principalmente por los ajustes de la inflación reconocidos en el valor de las rentas de las propiedades de inversión por cumplimiento de aniversario de cada uno de los contratos”.

Abundó que el ingreso neto operativo (NOI) cerró en más de 661.5 millones de pesos, equivalente a un aumento de 2.52% y el FFO se incrementó 2.73%, para alcanzar cerca de 675.2 millones de pesos, en el periodo de referencia.

“Los planes que hemos diseñado y continuado para el ejercicio 2021 nos ha permitido enfrentar exitosamente la situación económica adversa que atraviesa nuestro país, que es originada principalmente por la pandemia del Covid-19”, sostuvo Jorge Nacer Gobera, presidente del Comité Técnico de Fibra Educa a través del documento emitido en el centro bursátil.

Destacó que, al cierre del primer trimestre de este año, el precio del certificado bursátil fiduciario inmobiliario (CBFI) que está listado en la BMV se ha mantenido respecto al valor que tenía a principios de este 2021 (31.80 pesos contra 30 pesos por unidad). No obstante, los Fondos de Operación Ajustados (AFFO) fueron superiores en 7.26% o 46.3 millones de pesos respecto al mismo trimestre del año anterior, totalizando la cantidad de 683.7 millones de pesos.

Asimismo, Fibra Educa informó que para este primer trimestre el Comité Técnico decretó una distribución en efectivo de 683 millones 678,000 pesos.

Sector fundamental

Nacer destacó que “el sector educativo es uno de los pilares más importantes para la transformación de cualquier país, por lo que el modelo de negocio tiene como principal objetivo proporcionar al mercado espacios destinados a la operación de instituciones educativas y generar valor a través de la continua búsqueda de las mejores oportunidades que se traduzcan en rendimientos para los tenedores”.

Fibra Educa reportó que al cierre de este primer periodo financiero del año su cartera inmobiliaria comprendió 59 inmuebles destinados preponderantemente al sector educativo, con un área rentable total de 449,196 metros cuadrados y una tasa de ocupación del 100 por ciento.

Estas propiedades se ubican en 18 entidades de la República Mexicana como Querétaro, Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Guerrero, Yucatán y Jalisco.

La firma destacó que a pesar de lo incierto que ha significado la crisis sanitaria ha continuado cobrando oportunamente la totalidad de los ingresos de arrendamiento devengados, por lo que no ha concedido descuentos, condonaciones, postergaciones de pago, ni acuerdos especiales sobre las rentas pactadas en los contratos de arrendamiento.

El fideicomiso de inversión en bienes raíces del sector educativo mantiene una relación de negocios con Nacer-Global, una empresa que opera centros educativos y universidades en México, bajo marcas como la Universidad ICEL.

Actualmente cuenta con una matrícula de más de 250,000 estudiantes y más de 7,000 docentes.

judith.santiago@eleconomista.mx