En medio de la crisis energética y los precios del crudo rebasando los 82 dólares por barril, las acciones de petróleo y gas en Wall Street están en el escaparate de los inversionistas, elevando sus ganancias en más del 60 por ciento.

El índice S&P 500 Energy, que concentra a empresas del sector energético, generó un rendimiento de 26.79%, desde el 20 de agosto pasado, cuando la cotización de los referenciales de petróleo comenzaron a marcar una tendencia alcista y hasta la negociación de este miércoles. Pero en lo que va de este 2021, el retorno se ha disparado hasta 52.41 por ciento.

Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis Económico en Monex, indicó que existe una relación estrecha entre este subíndice del S&P 500 con el precio de los energéticos, por lo que hay probabilidades de que las acciones de petróleo y gas sigan beneficiándose de las mayores cotizaciones internacionales de las distintas mezclas de crudo.

De hecho, las compañías que más suben en el mercado accionario son la estadounidense Apache Corporation, dedicada al sector de petróleo y gas (67.39%); seguida de Diamondback Energy, enfocada en la exploración de hidrocarburos (57.79%) y Devon Energy, especialista en exploración, desarrollo y producción de propiedades de petróleo y gas natural (54.12%). Occidental Petroleum Corporation, la multinacional dedicada a la explotación de petróleo también sube 51.71 por ciento.

Otras empresas más conocidas en el mercado, como ConocoPhillips, Halliburton, Schlumberger, Exxon y Chevron, mantienen retornos de 41.05; 37,95; 22,98; 21.60 y 18.84%, en ese orden, desde el 20 de agosto.

En el mercado accionario mexicano, la petrolera Vista Oil & Gas ha tenido un repunte de 58.06% en el mismo periodo, alcanzando un precio de 137.51 pesos por título en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), muy por encima del principal índice S&P/BMV IPC que en el periodo de referencia avanza apenas 0.58 por ciento.

Por su parte, la estadounidense Sempra Energy, listada en la plaza local, al deslistar a su filial IEnova, va en sentido inverso, cayendo 2.62 por ciento.

Analistas explicaron que debido a que la demanda de petróleo en el mundo es alta, mientras la oferta es escasa y en un entorno con crisis por suministro de energía, las empresas del sector de petróleo y gas se vuelven prometedoras, aun cuando se pensaba que quedarían rezagadas por el impulso que está tomando el sector de energía renovable.

De hecho, los precios del crudo se han incrementado más de 20% en los últimos dos meses. Aunque este miércoles sufrieron un ajuste a la baja por el aumento de más de 4 millones de barriles de petróleo a los inventarios en Estados Unidos.

El estadounidense West Texas Intermediate (WTI) cayó ayer 2.35% y cotiza en 82.66 dólares, pero desde que comenzó el rally alcista el 20 de agosto a la fecha gana 32.64 por ciento.

El europeo Brent del mar del Norte, por su parte, cayó el miércoles 2.11% y cotiza en 84.58 dólares el barril. Desde el 20 de agosto sin embargo, tiene un rendimiento de 29.76 por ciento. La mezcla mexicana ayer perdió 2.21% a 77.47 dólares el barril. Desde el 20 de agosto gana 30.95 por ciento.

Incluso, inversionistas institucionales  como BlackRock y Bank of America, estiman que la cotización del petróleo podría llegar a 100 dólares por barril para el 202. Con estos pronósticos, se espera que el precio de las acciones de las empresas de este sector también suban.

Por su parte, en el periodo citado el gas natural en la Bolsa de Derivados de Londres (ICE) ha subido 104.76% colocándose en un nivel de 2.15 libras esterlinas por millones de unidades térmicas británicas.

“Calm down”

Analistas recomiendan calma ante el repunte observado en empresas del sector, pues se deben considerar escenarios de riesgo para los mercados accionarios globales, tales como presiones en los precios del crudo y las condiciones de oferta y demanda, así como la persistencia de la pandemia, ralentización de la economía, inflación, entre otros.

“En lo que resta del año los precios seguirán presionados y los primeros meses del 2022. Entre los actores que podrían ayudar a restar estas presiones en los energéticos están que la OPEP+ anuncie en su próxima reunión un aumento más acelerado en su producción, generando mayor oferta. Otra opción sería levantar el castigo a Irán y que se alcance un nuevo acuerdo sobre el sector nuclear, lo que daría un alivio a los mercados energéticos”, dijo Janneth Quiroz..

Por su parte, Armando Rodríguez, director general en Signum Research, explicó que los precios del petróleo que están subiendo desde máximos de 2014 han sido un catalizador para empresas que cotizan en Bolsa dedicadas a la producción, exploración, distribución de petróleo y gas, aunque destacó que depende de qué tan integrada esté cada empresa.

“Estos precios del crudo benefician mucho a las empresas de hidrocarburos”, añadió el directivo.

“Pero hay que ver con cautela (las ganancias en Bolsa) porque hay compañías que se van a beneficiar, pero otras que se van a ver afectadas en sus márgenes por el impacto de mayores costos energéticos, como el de la gasolina, aunado a la alta inflación que afecta a los consumidores”, remató Armando Rodríguez.

termometro.economico@eleconomista.mx