La inversión 'value' vuelve a ganar adeptos entre los inversionistas. Este estilo de gestión tiene como objetivo buscar compañías infravaloradas para invertir en ellas a largo plazo.

En una reciente presentación en Londres, Nick Kirrage, uno de los responsables del equipo de Global Value de la gestora británica Schroders, reconocía que este enfoque lo ha hecho peor en los últimos años que la inversión 'growth', que invierte en valores, no por su precio, sino por su proyección de crecimiento de beneficios. De ahí que la recuperación podría ser profunda.

Kirrage es un convencido de la inversión 'value'. "Si pagas caro, todo es irrelevante y el retorno será bajo", asegura el gestor de Schroders, para el que "puedes tener buenas noticias o precios baratos, pero no puedes tener ambas cosas".

Dentro de la categoría de fondos de renta variable global domiciliados en Luxemburgo, el 87% está gestionado con un enfoque 'growth' o de crecimiento, mientras que solo el 13% lo hace con un enfoque 'value'. Y Schroders comercializa dos de los tres más expuestos al modelo 'valor': el Schroders ISF Global Equity Yield, gestionado por Ian Kelly, y el Schroder ISF Global Recovery, que gestiona el propio Kirrage junto a Kevin Murphy y Andrew Lyddon. En total, la entidad administra más de 15,000 millones con un estilo exclusivamente 'value' a través de seis fondos (además de los dos globales cuenta con dos fondos de renta variable europea y dos que invierten en la Bolsa británica).

El fondo Global Equity Yield acumula una rentabilidad del 15.75% y tiene una exposición a 'value' del 78% de la cartera, centrado sobre todo en valores que alta rentabilidad por dividendo. Por áreas geográficas, el 48.2% de la cartera corresponde a valores norteamericanos, aunque el fondo está infraponderado en la región respecto a su índice de referencia (el índice MSCI World TR Net); un 15.9% invierte en bolsas europeas y de Oriente Medio, y el 16.8%, de Reino Unido. Servicios financieros (27.4%), tecnologías de la información (21%) y consumo discrecional (21%) son los sectores con mayor representación en la cartera, en los que el fondo está sobreponderado respecto a su benchmark (índice de referencia).

Entre las mayores posiciones del fondo destacan los valores financieros como HSBC (4.2%), valor en el que ha aumentado su participación en noviembre; JPMorgan Chase (4%); AIG (3.5%) y Ageas -antigua Fortis- (3%), aunque la mayor posición del fondo es Cisco Systems (4.5 por ciento). Entre las tecnológicas también son protagonistas Intel (4.2%) y Samsung Electronics (3.3%). La minorista británica Tesco (4.1%), la firma de material de oficina estadounidense Staples (4.1%) y la utility británica Centrica (2.9%) completa el Top 10 del fondo.

En el caso del Schroder ISF Global Recovery, el fondo se centra más en valores que hayan sufrido un fuerte retroceso en su cotización y con buenas perspectivas de recuperación a largo plazo. Por regiones, la cartera está dominada por valores europeos (49.7%), mientras que por sectores, el mayor peso corresponde al financiero, con casi el 30% del total. De hecho, seis de las 10 mayores posiciones del fondo son bancos y aseguradoras: HSBC (4%), Royal Bank of Scotland (3.4%), Citigroup (3.2%), Barclays (3%), AIG (2.9%) y Coface (2.9%). La mayor ponderación corresponde a la minera australiana South32 (4.1%). Otra minera, Anglo American, representa un 3.8% del portfolio. Completan el Top 10 del fondo, los grupos de educación DeVry (3.6%) y Apollo (3.3 por ciento).

[email protected]