La fortaleza del dólar frente al peso juega a favor de los fibras industriales, pero existen riesgos que se deben considerar, coincidieron analistas bursátiles.

Ayer, el tipo de cambio cerró en un nivel sin precedente, a 24.4240 pesos por dólar y en el último mes se ha depreciado 31.54%, lo que deja ver que los ingresos de los fideicomisos de inversión inmobiliaria pudieran resultar con ciertos beneficios cambiarios.

“Los fibras del sector industrial y de oficinas tienen una exposición importante a rentas dolarizadas, entonces con esta agravada depreciación del peso podemos repetir un escenario como en la elección del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando el tipo de cambio tuvo un shock importante”, explicó el director general de Signum Research, Armando Rodríguez.

Pero acotó que en aquel tiempo, diversos inquilinos de los fibras buscaron renegociar sus contratos, escenario que podría repetirse en este entorno de alta volatilidad e incertidumbre en la economía por los efectos adversos de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Se espera que el beneficio para los fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras), por la debilidad del peso ante el dólar, se mantenga sí las tasas de ocupación continúan estables y la operación de los inquilinos no se vea impactada.

“Los fideicomisos inmobiliarios tienen flexibilidad con los inquilinos de poder hacer una renegociación adecuada de los contratos, sin que esto impacte de forma importante ni a ellos ni a sus inquilinos”, añadió Armando Rodríguez.

Ven riesgos

Eduardo López, analista de Ve por Más (Bx+), explicó que uno los riegos de corto plazo, es el retraso en el pago de las rentas de los inquilinos, toda vez que empresas de la industria manufacturera y automotriz han anunciado el cierre temporal de sus operaciones en México.

“Aunque no se esperan desocupaciones o cancelación de contratos, existe el riesgo de que algunos arrendatarios caigan en cartera vencida o retrasen el pago de sus rentas”, dijo Eduardo López.

“No prevemos problemas en ocupación, por lo pronto, aunque si se agrava la situación habría presiones”, agregó.

Del total de la renta que cobran los fibras industriales, 86% está denominado en dólares, compartió el analista de Bx+.

En el caso de Fibra Macquarie, el 80% de todos sus ingresos está en dólares, el 70% en los de Prologis y Monterrey, mientras que Fibra Uno tiene un 23%, dijo López. Pero, además, los fideicomisos con deuda en dólares, también pueden resultar perjudicados sus ingresos, agregó el analista de Bx+.

Los fibras se dedican al desarrollo, operación y renta de inmuebles para uso industrial, de oficinas, comercial, educativos, así como hoteles.

[email protected]