La Bolsa Institucional de Valores (BIVA) superó a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tanto en monto como en número de colocaciones que las empresas realizaron durante abril, un periodo en el que se siguió observando una baja actividad bursátil.

En el cuarto mes del 2021, solamente considerando las emisiones en el mercado de capitales y deuda corporativa de largo plazo en México, se registraron un total de cinco emisiones por un monto conjunto de 25,848.44 millones de pesos de financiamiento canalizado en ambas plazas bursátiles.

Los recursos recaudados por las empresas a través de Biva fue el doble de lo registrado en la BMV, con un monto total de 17,774.5 millones de pesos y tres emisiones.

En la Bolsa Mexicana de Valores lo financiado ascendió a 8,073.94 con dos colocaciones, de acuerdo con información publicada por las propias Bolsas.

En Biva se listó un Certificado de Proyecto de Inversión (Cerpi) a cargo de Thor Urbana, desarrollador inmobiliario en México y América Latina, por 720 millones de pesos, así como dos colocaciones de deuda corporativa por un total de 17,054.5 millones de pesos.

Grupo Elektra, una empresa de servicios financieros y de comercio especializado, recaudó 7,054.5 millones de pesos con la venta de certificados bursátil que usará para sustituir pasivos.

Los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) captó 10,000 millones de pesos con la colocación de tres certificados bursátiles, uno de ellos correspondió a un bono de género, el segundo que coloca la institución y el tercera que se lanza en México.

En BMV, un follow-on

Las emisiones reportadas por la BMV sumaron dos por una cantidad de 8,073.94 millones de pesos.

Destacó el follow-on (nueva emisión de acciones) de Inmobiliaria Vesta por 4,573.94 millones de pesos. Los recursos los usará para financiar sus proyectos de bienes raíces en el sector industrial.

Otra de las ofertas provino del Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), un operador de terminales aéreas como el de Monterrey, que recaudó 3,500 millones de pesos con la emisión de certificados bursátiles.

Esta oferta también fue peculiar porque la firma se convirtió en la primera operadora aeroportuaria en colocar un bono verde en el mercado mexicano por 1,000 millones de pesos.

Luis Alvarado, analista de Capitales en Banco Base, comentó que el número de colocaciones en Bolsa durante abril fueron “bajas” y puede explicarse porque aún prevalece el factor de incertidumbre a causa de la pandemia.

“Puede ser que algunas empresas todavía están absorbiendo el golpe (de la crisis sanitaria) y todavía no se animan a emitir porque aún hay incertidumbre sobre cuánto durará la pandemia; sobre si surgirá una nueva cepa, sobre si la campaña de vacunación va a ser efectiva. Sigue habiendo un claro ambiente de incertidumbre”, enfatizó el especialista de Banco Base.

Explicó que la pandemia ha sido algo histórico, nunca se había vivido algo similar, porque prácticamente fue una parálisis de meses para algunas empresas.

judith.santiago@eleconomista.mx