Los seis bancos mexicanos que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) han perdido 13,018 millones de dólares en valor de capitalización bursátil en el 2020, principalmente por la pandemia provocada por el Covid-19 que ha azotado a la economía mundial.

Dicha situación ha llevado a que, de manera generalizada las instituciones financieras sean más precavidas en el otorgamiento de créditos, priorizando la calidad de la cartera.

El banco más afectado es la microfinanciera Gentera, dueña de Banco Compartamos, enfocada en microcréditos a mujeres de bajos recursos. Sus acciones han perdido 68.36% desde enero, y cotizan en 6.11 pesos cada una. En valor de mercado ha perdido 1,197 millones de dólares.

El segundo lugar lo ocupa Banco del Bajío, cuyos títulos cayeron 42.88% en el año, a 18.01 pesos, en valor de capitalización bursátil ha perdido 964 millones de dólares.

BanRegio le pisa los talones a Banco del Bajío, pues la caída en el valor de sus acciones es de 41.24% en el citado periodo y actualmente cotizan en 62.50 pesos cada una. En valor de capitalización, el banco regiomontano ha perdido 863 millones de dólares.

El cuarto sitio es de Banco Santander México, filial del español Santander, que ha perdido 36.82% en valor de sus acciones, las cuales cotizan en 16.31 pesos, mientras que en valor de mercado ha perdió 3,976 millones de dólares.

Le sigue Banco Inbursa que en el año pierde 26.82% en el valor de sus papeles, los cuales valen 17.02 pesos cada uno, mientras que en valor de mercado ha caído 2,762 millones de dólares.

El menos golpeado ha sido Banorte, cuya recuperación ha sido sorprendente, pues en su punto más bajo el 23 de abril pasado había caído 59.07 por ciento. Sin embargo ahora solo tiene una minusvalía de 11.71% en el valor de sus acciones, que cotizan en 93.28 pesos cada una. No obstante en valor de mercado es el más afectado, con una pérdida de 3,257 millones de dólares.

Alejandro González, analista de bancos en Intercam Casa de Bolsa, dijo que en México la tendencia que ha seguido el crédito en el largo plazo ha sido a la baja, ha pesar de la demanda de crédito de las empresas para mantener liquidez ante la pandemia, por lo que se  espera que continúe bajando.

Explicó que la tasa de interés de referencia del Banco de México (Banxico) bajó este año y actualmente se encuentra en niveles de 4.25 por ciento.

Cipactli Jiménez, asesor independiente de inversiones y especialista en el sector financiero, dijo que la situación de la banca no tiene que ver solo con el contexto de la pandemia sino también se debe considerar la parte de cómo están impactando las decisiones de política monetaria en las instituciones financieras.

Seguirá bajo presión

Alejandro González explicó que un punto a favor es que los bancos y el sistema en conjunto entró a esta crisis con niveles de morosidad y capitalización saludables, permitiendo que vayan a superar la crisis.

El índice de morosidad del sistema, al segundo trimestre del 2020 se ubicó en 2.14%, mientras que el índice de capitalización del 16.4 por ciento.

“Están bien capitalizados para sostener esta estrategia muchos meses. De hecho, el sector financiero es uno de los más fuertes y reservados”, comentó Cipactli Jimenez.

A finales de marzo de este año los bancos lanzaron una primera etapa de ayuda a sus clientes por la pandemia del Covid-19.

Para la calificadora de riesgo Fitch Ratings, la segunda fase del programa de alivio financiero que comenzó a mediados de septiembre, continuará postergando el reconocimiento de los bancos en torno al impacto de la crisis derivada de la propagación del coronavirus en la calidad de los activos, la rentabilidad y las métricas de capital reportadas, lo que reduce la transparencia y la visibilidad.

La firma espera que la participación en el segundo programa sea sustancialmente menor que la del primer programa de alivio (19.5% del total de préstamos a julio de 2020) debido a las complejidades operativas y restricciones de pago de dividendos.

Pero se podría convertir en implicaciones crediticias negativas para el sector bancario si los bancos mexicanos adoptan ampliamente las medidas propuestas porque podrían elevar el perfil de riesgo financiero del sector.

Esto puede reducir el apetito de crecimiento de los bancos o el incentivo para brindar ofertas de crédito más amplias a clientes nuevos, lo que plantea desafíos adicionales ante un entorno operativo ya deteriorado.

A decir de Fitch, el impedimento por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para que los bancos repartan dividendos entre sus accionistas hasta el 2022 podría desincentivar a las entidades finacieras que cotizan en Bolsa o a aquéllas que realizan pagos recurrentes de dividendos.

Los bancos ya aplazaron las distribuciones de dividendos durante la primera fase de remediación regulatoria, lo que hace que la participación en esta segunda fase sea menos probable.

Pierden US637,221 millones

Bancos internacionales, bajo presión

Veinte de los principales bancos internacionales han perdido en conjunto 637,221 millones de dólares en capitalización bursátil en lo que va del 2020, siendo uno de los sectores más golpeados por la pandemia del Covid-19 a nivel mundial.

Los cuatro bancos comerciales internacionales con operaciones en México (HSBC, BBVA, Santander y Citi) no son la excepción y de hecho  han tenido caídas importantes en el precio de sus acciones y en el valor de capitalización.

El más afectado por la pandemia ha sido Santander España, matriz de Santander México. Sus acciones han perdido 53.24% y cotizan en 1.74 euros. En valor de mercado ha caído 35,241 millones de dólares.

El segundo banco con la mayor pérdida en el valor de sus acciones ha sido el también español BBVA con una caída de 49.93% en el valor de sus títulos y de 17,589 millones de dólares en valor de mercado.

El británico HSBC ha perdido 45.70% en el valor .de sus acciones y 73,790 millones de dólares en valor de mercado, mientras que las acciones del estadounidense Citi, dueño de Citibanamex pierden 44.99% y 82,917 millones de dólares en market cap.

En días pasados, la calificadora de riesgo Moody’s advirtió que el periodo prolongado de bajas tasas de interés intensificará la presión sobre los márgenes de la banca española, pues la crisis económica desafiará la rentabilidad de los bancos que ya de por sí “es modesta” aunque “mejor que sus pares europeos”.

En un informe Moody’s explicó  que pese al entorno de tasas bajas los bancos han aguantado sus márgenes hasta ahora gracias a las facilidades de acceso a financiamiento por parte del Banco Central Europeo, pero espera que la presión se intensifique  como resultado de un entorno operativo débil. (Diego Ayala, con información de agencias)

diego.ayala@eleconomista.mx