Grupo Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ha puesto en marcha un plan para impulsar el crecimiento y desarrollo del mercado local de derivados. Entre otros puntos propone crear una ley, adelantó el director general del centro bursátil, José Oriol Bosch.

El Mercado Mexicano de Derivados (MexDer), que es la Bolsa de Derivados de México, sigue siendo aún pequeño en relación con el tamaño de la economía nacional. Ocupa el lugar 42 entre 54 bolsas del mundo, con una participación de 0.02% en términos de volumen de contratos operados, y registra apenas 4 millones. Brasil, por ejemplo, se mantiene en la posición cuatro de dicho ranking, con 1,305 millones de contratos. En contraste, el volumen en Estados Unidos, con 27 bolsas de derivados, alcanza 5,335 millones. Si se compara al mercado mexicano con los de economías emergentes, como India, Taiwán y Shanghai, se ubica en el número 21 de un total de 26 bolsas, con 0.05% de participación respecto al volumen operado, de acuerdo con un estudio proporcionado por la BMV.

Proponen Ley

José Oriol Bosch explicó que una de las propuestas para impulsar este mercado es crear la ley de derivados, la cual es necesaria para dar certeza jurídica a los inversionistas. Mercados emergentes como India y Brasil ya gozan de ésta.

“En México no hay una ey, esto es una de las muchas cosas en las que debemos avanzar (porque) se ha trabajado, pero nos hemos quedamos a mitad de camino”, consideró el director general del Grupo BMV.

De acuerdo con el estudio, bajo la regulación actual, listar un nuevo producto o hacer cambios a uno existente tarda entre nueve meses y un año.

Incluso, el Grupo BMV está a la espera de que la autoridad regulatoria dé el aval para que comience a operar el futuro de energía eléctrica. Además trabaja en la creación del futuro para el maíz amarillo.

José Oriol Bosch expuso que es conveniente tener una Bolsa de derivados regulada, que funcione bien y que esté desarrollada porque ofrece protección ante eventos inesperados de mercado.

“Al derivado hay que verlo como un seguro. No usarlo es irresponsable”, enfatizó. “Si de repente viene una situación complicada, por un tema local o externo, este mercado ayuda a suavizar los movimientos, evita o reduce la volatilidad”.

José Oriol Bosch dijo que las autoridades tienen interés en crecer el mercado, e incluso Grupo BMV ya trabaja en este tema con el Banco de México, la Secretaría de Hacienda y con la Comisión Bancaria y de Valores.

¿Qué es un derivado?

Los derivados son instrumentos o contratos financieros cuyo valor depende del precio de otro activo (subyacente). Se usan para protegerse contra un riesgo de mercado. Operan tanto en el mercado regulado y no regulado (OTC).

Los derivados cubren una gama de instrumentos financieros como tasas de intereses, acciones, índices bursátiles, combustibles, metales, divisas y productos agrícolas. Los más operados en el mundo son los índices accionarios seguidos por acciones individuales y tasas de interés.

Aumentar la promoción

El director de la BMV comentó que bajo este plan también se busca aumentar la promoción y la cultura financiera.

“Es increíble, por ejemplo, que los futuros de energía los pidan los inversionistas extranjeros”, señaló. “No hay esa cultura, incluso entre los empresarios para que conozcan el producto”.

Mencionó que se tienen que romper ciertas barreras, como la “mala imagen” que se ha generado con la operación de los derivados. En el 2008 se usó para especular, causando problemas financieros en algunas empresas. José Oriol Bosch explicó que también se debe simplificar el proceso para autorizar la operación de nuevos contratos. En Brasil, revela el estudio citado, la autoridad regulatoria tiene un plazo de 30 días para aprobar las solicitudes de los contratos.

Mercado, a la baja

En México, la operación de derivados viene a la baja. Comparando las operaciones del 2018 contra las del 2017 se observó una caída en el volumen de swap de TIIE 28 (-15%); divisas (-27%); bonos (-30%) y acciones (-95%) en promedio diario. Aunque crecieron las transacciones del futuro del índice IPC (+6 por ciento).

El año pasado, los futuros del dólar registraron operaciones por 215.4 millones de dólares, 7% del mercado (3,203.1 millones de dólares), considerando al Chicago Mercantile Exchange, con 57%, y al mercado Forwards OTC, con 37 por ciento. Mientras que los futuros del IPC, principal índice la BMV, operaron un promedio de 1,742 millones de pesos en el 2018.

En los últimos cinco años, los beneficios del MexDer resultaron en una pérdida de 5 millones de pesos.

Iniciativas para impulsar al MexDer

  • Tener una Ley de Derivados en México.
  • Simplificar procedimiento para aprobar nuevos contratos.
  • Considerar la operación de futuros de bonos en MexDer para la figura de formador de mercado de la SHCP y el Banxico para aumentar la liquidez.
  • Permitir entrega de información con autoridades extranjeras para listar contratos de opciones de maíz vinculados con mercados internacionales (CME).
  • Permitir a afores hacer reportos con valores gubernamentales para facilitar la liquidez para el pago de márgenes de variación.
  • Apoyar el trámite para que Asigna sea reconocida por la Commodity Futures Trading Commission (CFTC).

[email protected]