La empresa de cosméticos Avon reportó este martes una ganancia trimestral mejor a la esperada gracias a un aumento de sus ventas, a un incremento de sus representantes comerciales y a un recorte de los costos de mercadeo y de personal.

Avon, que padeció durante gran parte del 2012 por la salida de vendedores y por un estancamiento del negocio en algunos de sus mercados clave, mostró lo que su presidenta ejecutiva Sheri McCoy llamó las "primeras señales de estabilización".

Buena parte de ese efecto positivo para la empresa de venta directa de cosméticos obedeció al progreso que registró su negocio en Brasil y Rusia.

En contraste, el negocio continuó deteriorándose en Estados Unidos.

Avon informó que sus ventas habían subido 2% en el trimestre finalizado el 31 de diciembre y que su cantidad de sus representantes comerciales había crecido 1%.

Las acciones de Avon subían 3% a 20.36 dólares este martes.

En Brasil, su principal mercado, los ingresos sin considerar el impacto del tipo de cambio treparon 10% a partir de la contratación de más representantes de ventas.

El negocio en Rusia también mejoró, con un alza de 3%.

Pero la facturación de Avon en Norteamérica cayó 12%, dando continuidad al declive de su operación en su mercado doméstico.

En Asia, el mercado de cosméticos de más rápido crecimiento en el mundo, los ingresos se redujeron 3%, sobre todo por una disminución de las ventas en China.

"Estados Unidos todavía está implosionando", sostuvo Ali Dibadj, analista en Sanford C. Bernstein. "Realmente solo Brasil funcionó bien".

Avon reportó una pérdida neta trimestral de 162.2 millones de dólares, o 37 centavos por acción, comparado con una pérdida de 400,000 dólares el año anterior, mientras que sus ingresos cayeron 1% a 3,000 millones de dólares.

Sobre una base ajustada, lo que excluye factores como la amortización del negocio Silpada, Avon tuvo un beneficio de operación continua de 37 centavos por acción, con lo que superó las estimaciones de analistas de Wall Street del 10 centavos.

La compañía se encuentra en un proceso de reducción de 400 millones de dólares al año en costos generales, administrativos y de ventas y ya ha recortado cientos de empleos y abandonado mercados como Corea y Vietnam.

En su comunicado, Avon dijo que podría repatriar dinero invertido en el exterior para cumplir con las necesidades de financiamiento doméstico.

Al anunciar los resultados, Avon no dio ninguna actualización sobre la investigación estadounidense sobre si la compañía violó leyes anticorrupción en el extranjero hace algunos años.

Avon tiene más exposición que la mayoría de las empresas occidentales en Venezuela, donde obtiene 5% por ciento de sus ingresos.

Luego de la decisión del Gobierno venezolano de devaluar la moneda nacional 32% la semana pasada, Avon dijo que para este año espera una pérdida de 50 millones de dólares después de impuestos, por la amortización de algunos activos.

EGV