El emblemático acuerdo que firmó la OPEP para bajar su producción podría resultar efectivo en la reducción de los inventarios globales, pero los analistas tienen pocas esperanzas de que pueda darle un gran impulso a los precios, mostró este jueves un sondeo de Reuters.

Si todos los miembros de la OPEP cumplen el acuerdo que firmaron el 30 de noviembre, cualquier subida en los precios y descenso en los inventarios que resulte de esos recortes de bombeo podrían ser anulados por una mayor producción de los países externos al grupo.

"En el mediano plazo, podemos esperar un mercado más ajustado, pero para que se produzca una recuperación concreta en los precios se requiere que un aumento significativo de la demanda merme los altos inventarios de crudos y productos", afirmó Shakil Begg, jefe de Investigación y Pronósticos de Petróleo de Thomson Reuters Oil Research and Forecasts.

Los 29 analistas y economistas consultados por Reuters prevén que los futuros del Brent promedien 44.69 dólares el barril en 2016 y 57.01 dólares en 2017. En la consulta realizada el mes anterior, el pronóstico fue de 44.78 dólares y 57.08 dólares en 2016 y 2017, respectivamente.

Para el crudo en Estados Unidos, se proyectan promedios de 43.46 dólares el barril en 2016 y 55.23 dólares en 2017.

La OPEP acordó un recorte al bombeo de cerca de 1.2 millones de barriles de petróleo por día a partir de enero. El grupo espera que los productores externos contribuyan con un descenso adicional de 600,000 bpd.

La mayoría de los analistas cree que el pacto que firmó el cártel tendría que ir más allá del período de seis meses que se acordó, para que se produzca un equilibrio en el mercado global del petróleo a partir de 2017.

"Se requiere que la OPEP realice reducciones durante 2017 para equilibrar al mercado, dado que se espera que los productores de esquisto de Estados Unidos aporten más oferta en 2017", dijo Rahul Prithiani, director de CRISIL Research.

[email protected]