La apuesta al peso en el largo plazo se terminó. Carlos Kretschmer, director general de Quanta Shares, una operadora de ETF peso-dólar y dólar-peso, destacó que el futuro de la moneda mexicana es una gran incógnita y que son tantas las variables internas y externas que lo afectará, que será difícil entender su trayectoria futura.

“No veo a la moneda mexicana en los 20.21 unidades superado el tema del virus, menos en los 19 que osciló entre 2016 a los primeros meses del 2020. En esos cuatro años tuvimos mucha volatilidad como elecciones en Estados Unidos, México, Brexit y el análisis del T-MEC. Pero el peso gravitó el 95% del tiempo en los niveles de 19 unidades por dólar”, explicó el directivo y creador del VIX, el índice del miedo en México.

En menos de un mes, el peso pasó de niveles de 19 pesos por dólar a casi 25 unidades por dólar, una depreciación del 30% de la moneda mexicana. Los inversionistas dejaron de apostar por la moneda mexicana.

El deterioro en las condiciones macroeconómicas en el mundo y en México pasaron la factura a la divisa local, en dos meses se desplomaron las posiciones a favor de una apreciación del peso en el mercado de futuros de Chicago, desde los niveles máximos que tenía en febrero pasado.

Las posiciones especulativas a favor de una apreciación del peso cayeron 95.8% desde el 28 de enero de este año cuando se ubicaron en  170,366 contratos de 500,000 pesos cada una, su máximo histórico, a 7,100 contratos el 5 de mayo, según datos de la Comisión del Comercio en Futuros sobre Mercancías de Estados Unidos.

 Carlos Kretschmer abundó sobre el tema y dijo que, el mercado de futuros del peso en Chicago es pequeño, se operaban entre 7 y 8,000 millones de dólares, lo importante es ver es que se tenía más de 170, 000 millones de dólares invertidos en deuda y renta variable en México, 40 o 50 veces lo operado en Chicago.

Datos del Banco de México (Banxico) indican que, en los primeros tres meses del presente año, con la ratificación del T-MEC y el acuerdo entre China y Estados Unidos la inversión de extranjeros en deuda del gobierno llegó a los 2.21 billones de pesos, cifra que bajó a 1.899 billones de pesos a finales de abril pasado.

En el caso de la Bolsa Mexicana de Valores el caso fue similar. En enero pasado el saldo de posiciones de no residentes en renta variable era de 150,928 millones de dólares, a abril pasado se ubicó en 98,278 millones de dólares, una baja de 52,649 millones de dólares, de acuerdo a cifras del Banxico.

 “Tiene que ver con toda esta incertidumbre por la pandemia, las dudas que genera sobre el tema del impacto económico, la duración que pueda tener, empezamos a ver una salida masiva de capitales por todos lados, incluyendo los mercados de futuros, por eso es que vemos estos retrocesos después de haber alcanzado máximos históricos en el número de contratos netos, (en Chicago) también hay que recordar que hay contratos a favor y en contra”, abundó James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco.

El mundo en contra

Literalmente las cosas se están complicando en el mundo y en México para el peso. Carlos Kretschmer reiteró que, el futuro del peso es una gran incógnita. El experto lo ve en niveles de 23 pesos por dólar en caso de darse buenas noticias o niveles por arriba de 25 unidades en caso de que las condiciones en el mundo no mejoren.

“Estamos ante una nueva realidad, que podría ser 23 pesos, no 19 unidades por dólar, porque el precio del petróleo cayó, ocurrió la degradación de la calificación soberana, baja por Pemex, reducido crecimiento económico en México e incertidumbre en el mundo”, explicó.

James Salazar concuerda con las dudas que generó la baja en la calificación del país, sin embargo, indica que el que las posiciones netas de contratos sean a favor del peso sugiere que el mercado espera un repunte, aunque mínimo, de la moneda mexicana.

Los contratos del peso en Chicago tocaron su menor nivel el 24 de abril en 1,240 contratos, de 500,000 cada uno.

Salazar explicó que, hay quienes ocupan pesos o dólares y quienes especulan sobre cuánto se movería la moneda, los primeros buscan eliminar la incertidumbre sobre en qué nivel estaría en determinado tiempo compra un contrato a futuro del nivel del tipo de cambio, estos operadores son más relacionados a la actividad comercial o quienes no tienen interés en ganar por diferencial sino asegurarse un nivel de tipo de cambio.

“Lo interesante sucede en quienes no necesitan las monedas, sino quienes especulan sobre el nivel en que pudiera estar, porque en sentido estricto estos jugadores en el mercado son quienes buscan anticipar los movimientos sobre el nivel en que pudiera estar fluctuando la moneda”, señaló el experto en tipo de cambio.