Bruselas. El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, reiteró sus disculpas ante la Eurocámara, tal como lo hizo en el Congreso estadounidense, por las fallas en la protección de los datos de los usuarios de la popular red social, pero sin convencer a los europeos.

“Quedó claro que, en el último par de años, no hicimos lo suficiente para evitar que (nuestras) herramientas (...) se utilizaran también para causar daños”, defendió Zuckerberg ante los jefes de los grupos parlamentarios de la Eurocámara y su presidente, Antonio Tajani, entre otros.

El empresario estadounidense se refirió así tanto al mal uso de los datos personales por parte de empresas como a la desinformación o la injerencia extranjera en procesos electorales. “Eso fue un error y lo siento”, alegó al inicio de la reunión de alrededor 90 minutos.

El multimillonario reconoció que llevará tiempo enmendar las fallas e incluso no ha descartado que puedan destaparse nuevos casos como el de Cambridge Analytica.

“Ya no será posible para un desarrollador de aplicaciones acceder a los datos de nuestra plataforma tras los cambios del 2014. Pero es importante investigar y ver qué apps han accedido a datos y ver qué ha pasado. Hemos investigado a miles de desarrolladores, hemos eliminado más de 200 apps y tenemos todavía miles por analizar. Ya les adelanto que habrá otras que tendremos que eliminar”, dijo. Zuckerberg también ha admitido su incapacidad para identificar las injerencias de Rusia en las últimas elecciones estadounidenses. “La seguridad es un problema que nunca se puede solucionar completamente”, dijo.

Para el líder del principal grupo parlamentario, Zuckerberg “no prometió nada más de lo que ya prevé la legislación europea de protección de datos (...) Esto no es suficiente”, agregó.

“¿Cómo quiere que le recuerden? ¿Como uno de los tres gigantes de Internet, junto a Bill Gates y Steve Jobs? ¿O como un genio fracasado creador de un monstruo digital que destruye nuestras democracias?”, le espetó el influyente eurodiputado liberal Guy Verhofstadt.

Según cifras comunicadas por Facebook a la Comisión Europea, los datos de “hasta 2.7 millones” de ciudadanos de la Unión Europea (UE) se transmitieron de “forma inapropiada” a Cambridge Analytica, implicada en la campaña electoral de Donald Trump.

Bajo la presión de los eurodiputados, su discurso fue retransmitido por internet, pese a que en un primer momento estaba previsto a puertas cerradas. Los participantes no pudieron esconder en cambio su frustración por el formato, que le permitió responder al final de todas las intervenciones.