Costa Mesa. Con tan sólo siete semanas restantes de campaña presidencial, los esfuerzos de Mitt Romney de reformular su campaña en respuesta a los detractores y a una caída en las encuestas han sido descarrilados por las nuevas críticas desatadas por un video filtrado que lo muestra menospreciando a los partidarios del presidente Obama como personas que no toman la responsabilidad de su subsistencia y que piensan que tienen derecho a la ayuda del gobierno.

En el video, publicado por la revista Mother Jones, el candidato presidencial republicano afirma ante una audiencia privada de donantes que los partidarios de Obama van a votar por el Presidente no importa lo que pase . Romney aseguró que representan 47% de los votantes y que no preocupa por esas personas .

Romney también comentó a los donantes que la búsqueda de paz en Medio Oriente probablemente continúe como un problema sin resolver , porque los palestinos no tienen interés alguno en alcanzar un acuerdo de paz con Israel. Sus comentarios pesimistas lo enfrentaron con la plataforma del Partido Republicano, que expresa su apoyo a dos estados democráticos: Israel, con Jerusalén como su capital, y Palestina, con una vida de paz y seguridad .

Varios prominentes republicanos se preocuparon ayer de que el video ha puesto una vez más en estatus de crisis a la campaña de Romney tras una serie de reveses en la última semana.

Esto es peligroso; no porque vaya a perder 47% de los votos, sino porque va a empezar a ver a los votantes suburbanos y a los votantes indecisos alejarse de su campaña lo más pronto posible, a menos que lo arregle , expuso el excongresista republicano Joe Scarborough.

El columnista conservador del New York Times, David Brooks, comparó a Romney con Thurston Howell III, el adinerado personaje de la serie de televisión La isla de Gilligan, que representa, para muchos espectadores, el comportamiento elitista de los habitantes de Nueva Inglaterra.

Incluso, antes de la controversia provocada por el video, asesores, donantes y otros altos partidarios de Romney describieron una campaña en problemas, al comentar que una serie de errores estratégicos la han hecho retroceder.

Se refirieron a la decisión de no combatir agresivamente la serie de anuncios de televisión transmitidos en verano por la campaña de Obama, en los que se caracterizaba a Romney como un tecnócrata sin escrúpulos que canalizó empleos estadounidenses al extranjero durante su estancia en Bain Capital y que es poseedor de misteriosas inversiones extranjeras. También afirmaron que el viaje al extranjero que realizó el candidato en julio, que algunos altos consejeros le urgieron no hacer, se convirtió en un desastre que pone en peligro sus credenciales.

Además, los partidarios mencionaron que la Convención Nacional Republicana fue una oportunidad perdida porque Romney no trazó una clara visión impulsada por su política y porque su alabado video biográfico fue descartado por poner en su lugar a Clint Eastwood hablándole a una silla vacía.