París. Mamoudou Gassama, un joven maliense de 22 años, llegó hace seis meses a París jugándose la vida como muchos inmigrantes subsaharianos que aspiran a una vida mejor en Europa. El sábado, el azar y un acto de valentía lo convirtieron en un héroe nacional al que se le abrieron las puertas de la nacionalización.

De entrada, “todos los papeles van a ser regularizados”, afirmó el presidente francés, Emmanuel Macron, al recibir al joven. Pero el jefe de Estado le propuso además iniciar los trámites para obtener la nacionalidad francesa, lo que Gassama aceptó.

El joven fue aclamado como un héroe en Francia después de que un video, visto por millones de personas en las redes sociales, mostrara cómo escalaba sin pensarlo cuatro plantas de un edificio tras ver a un niño en peligro, que colgaba en el vacío.

“Es una acción excepcional, un acto de heroísmo. Quise que se pudiese tomar una decisión excepcional con usted”, dijo el presidente.

“No podemos darle (documentación) a todos los que vienen de Malí, de Burkina (Faso). Cuando están en peligro se les da asilo, pero no por razones económicas”, expresó. “Pero en lo que lo concierne, usted hizo algo excepcional”.

Mamoudou Gassama, que se unirá al servicio cívico de los bomberos, no escondió su emoción.

“Es la primera vez que gano un trofeo como éste”, dijo, refiriéndose a un diploma y una medalla que le fue entregada por “acto de coraje y abnegación” que recompensa a “toda persona que, en peligro de su vida, socorre a una o varias personas en peligro de muerte”.

Según los primeros elementos de la investigación, el niño se quedó solo en el balcón. Su padre fue detenido de manera preventiva por haber dejado a su hijo sin vigilancia.

El último héroe en ser naturalizado por Francia fue Lassana Bathily, un malí solicitante de asilo que había salvado a varias personas durante la toma de rehenes en un supermercado judío en enero del 2015 en París.