El presidente Donald Trump afirmó erróneamente que Corea del Norte aceptó la “desnuclearización” de su país antes de la posible reunión que él tendrá con Kim Jong Un. Pero eso no es así.

Pyongyang dijo el viernes que suspendería las pruebas nucleares y los lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales antes de la cumbre que tendrá con Estados Unidos y Corea del Sur. Kim también dijo que cerraría y “desmantelaría” una instalación de pruebas nucleares ahora que su gobierno ha aprendido a hacer armas nucleares y montar ojivas en misiles balísticos.

Pero Corea del Norte no indicó concretamente que tuviera intenciones de abandonar su arsenal nuclear. Kim dejó en claro que las armas nucleares siguen siendo una “espada atesorada”.

Sin embargo, Trump tuiteó que Corea del Norte “¡ha aceptado la desnuclearización (tan bueno para el Mundo), cerraría instalación, & no más pruebas!”.

Estar comprometido con la idea de desnuclearización, sin embargo, no es lo mismo a aceptarla, como asegura Trump.

Corea del Norte ha estado promoviendo durante décadas un concepto de “desnuclearización” nada parecido al que tiene Estados Unidos. Ha venido prometiendo que tomará medidas nucleares sólo si es que Washington retira sus soldados de la península coreana, así como la protección nuclear con la que defiende a Corea del Sur y Japón.

El arsenal norcoreano ahora incluye ojivas termonucleares y prototipos de misiles balísticos intercontinentales desarrollados durante una década marcada por crisis, promesas incumplidas y callejones sin salida.