Washington. El gobierno de Donald Trump permitirá por primera vez que se presenten demandas en cortes de Estados Unidos contra todas las compañías extranjeras que hacen negocios con Cuba utilizando propiedades confiscadas a estadounidenses de origen cubano y otros ciudadanos del país.

Según un funcionario estadounidense, el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, anunciará la medida este miércoles, en un acto en Miami en el que se reunirá con veteranos de la fallida operación de Bahía de Cochinos.

Según la fuente citada bajo anonimato, “Bolton va a anunciar la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton mañana en un discurso en Miami”.

El 12 de abril, Bolton dijo que participaría en un acto con los veteranos para anunciar “importantes pasos tomados por el gobierno para afrontar las amenazas para la seguridad relacionadas con Cuba, Venezuela y la crisis democrática en Nicaragua”.

Donald Trump ha estado tomando medidas para aislar al asediado mandatario venezolano Nicolás Maduro, quien se aferra al poder con la ayuda de otros países, incluyendo Cuba, China y Rusia. La nueva política en contra de La Habana podría asestar un duro golpe a los esfuerzos de Cuba para atraer inversión extranjera, así como generar disputas comerciales entre Estados Unidos y Europa.

“Permitir a los ciudadanos estadounidenses que demanden al régimen por la propiedad confiscada en Cuba es hacer lo correcto”, escribió en Twitter el senador Marco Rubio, de origen cubano.

La sección de la ley que data de 1996 permite iniciar acciones ante la justicia estadounidense contra las empresas que registren ganancias gracias a activos que hayan sido nacionalizados después de la revolución de 1959.

Cuando la ley fue adoptada, el Departamento de Estado estimó que existían unas 200,000 demandas potenciales. La activación de la norma genera incertidumbre por las consecuencias para socios de EU y la posibilidad de que las querellas inunden la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Europa amenaza a Trump

La Unión Europea advirtió a Washington que cualquier medida que permita a ciudadanos estadounidenses demandar a empresas extranjeras que hacen negocios en Cuba podría llevar a un litigio en la OMC y a un ciclo de reclamaciones en los tribunales europeos.

“La UE condena el bloqueo (embargo), considera ilegal la medida (y) la implementación extraterritorial”, dijo Stefano Manservisi, director de Cooperación y Desarrollo de la Comisión Europea, tras firmar un acuerdo de colaboración con La Habana.

Por su parte, el embajador de la UE en Cuba, Alberto Navarro, dijo: “El objetivo que se persigue es crear confusión (...) y la UE se ha dotado de una legislación antídoto con la cual nuestros empresarios tienen la protección de la UE en caso de demandas o solicitudes de un juez de Estados Unidos”.

Entre las empresas extranjeras con fuerte inversión en Cuba están la minera canadiense Sherritt International y la española Melia Hotels. Navarro dijo que el Título III de la ley podría ponerse en vigor el 2 de mayo.