Beirut. Siria criticó ayer la decisión de la OTAN de desplegar misiles Patriot en su frontera con Turquía y calificó la decisión de provocadora.

Después de recibir la aprobación del gabinete, el ministro de Defensa de Alemania, Thomas de Maizière, informó que dos baterías de misiles Patriot y 400 efectivos serán enviados a la frontera bajo el comando de la OTAN por un año, aunque el despliegue podría acortarse.

El anuncio también pareció ser un mensaje para el régimen de Bashar al-Assad en un momento en el que Washington y otros gobiernos temen que Siria pudiera estar preparando sus arsenales químicos para utilizarlos ante el recrudecimiento de combates contra los rebeldes en Damasco y otras áreas.

El viceministro del Exterior de Siria, Faisal Mekdad, insistió en que el despliegue del sistema de defensa misilística de la OTAN no influirá en la determinación del gobierno de Al-Assad para aplastar a los terroristas, etiqueta usada por el régimen para los rebeldes que buscan derrocar al Presidente.

No hay justificación para ello porque Siria no atacará al pueblo amigo de Turquía , añadió.

En días recientes, los servicios de espionaje estadounidenses han detectado señales de que el régimen sirio ha movido componentes de armas químicas en varias ciudades, de acuerdo con un funcionario militar y dos del gobierno de Estados Unidos. Este tipo de actividad no se había detectado antes y los oficiales indicaron que se necesita mayor escrutinio.