Beirut. El ejército sirio desplegó tanques este fin de semana en Baniyas, población costera del norte del país, en una notable escalada de violencia contra manifestantes que se oponen al gobierno, según grupos de derechos humanos y un testigo.

Los tanques empezaron a llegar en la madrugada del sábado, luego de que el día anterior miles de manifestantes respondieron al llamado de un día nacional de desafío, en contra de las brutales acciones represivas del gobierno, según un residente de Baniyas que pidió no ser identificado.

Tras el arribo de los tanques, se cortaron todas las vías de comunicación de la ciudad, lo que dificultó al acceso a reportes sobre lo sucedido. Un reporte no confirmado afirmaba que el gobierno había enviado lanchas y otras embarcaciones armadas al puerto y que la población estaba totalmente sitiada.

Todo parece indicar que el régimen del presidente Bashar al-Assad está decidido a reprimir con fuerza al creciente movimiento de oposición, aunque los sirios parecen igualmente decididos a seguir desafiando a su gobierno.

El viernes pasado, las tropas sirias utilizaron ametralladoras pesadas para reprimir protestas en la ciudad clave de Homs, mientras decenas de miles de sirios de nueva cuenta hicieron caso omiso del enorme riesgo de enfrentar a tropas y tanques y salieron a las calles en varios puntos del país. Al menos 30 manifestantes cayeron acribillados por las fuerzas de seguridad, 11 de ellos en Homs, según grupos de derechos humanos.

La televisión estatal siria reportó que 10 integrantes de las fuerzas de seguridad habían muerto en Homs a manos de pandillas armadas , término que usa el gobierno para referirse a los manifestantes. Sin embargo, no ha habido evidencia de que algún integrante del movimiento de protesta, espontáneo y sin liderazgo, haya estado armado.

En Washington, la Casa Blanca amenazó con medidas más severas contra Siria de mantenerse la represión. Una semana después de haber anunciado sanciones contra funcionarios sirios, criticó la represión y dijo que Occidente adecuará sus relaciones con Siria según las medidas concretas que adopte Damasco.

Las deplorables acciones de Siria contra su propio pueblo exigen una fuerte respuesta de la comunidad internacional , declaró la Casa Blanca, agregando que EU apoya las nuevas sanciones contra Siria que anunció el viernes pasado la Unión Europea.