Bogotá. El presidente Juan Manuel Santos afirmó que su gobierno tiene el propósito de reparar mediante indemnizaciones a 441,000 personas víctimas de la violencia que por más de cuatro décadas ha golpeado a Colombia.

Santos hizo la afirmación en un acto público en el "Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas", realizado en Villavicencio, capital del departamento de Meta.

En el acto se encontraban los ex rehenes Alan Jara y el policía Carlos Duarte, quienes durante años permanecieron secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El mandatario precisó que de un total de 441,000 solicitudes de reparación, 265,000 ya fueron presentadas ante el Comité de Reparaciones Administrativas y las restantes 176,000 están en estudio para la correspondiente reparación económica.

Dijo que el objetivo es reparar a las 411,000 víctimas durante los cuatro años de su gobierno (2010-2014) e informó que en los primeros 100 días del año, 75,006 personas fueron indemnizadas por el estado.

"Hoy es un día que va a ser recordado en nuestra historia, 9 de abril del 2012, porque damos un paso muy importante hacia la reconciliación de este país", sostuvo el gobernante.

"Si nosotros logramos como sociedad reparar a nuestras víctimas a este país no lo para nadie", enfatizó. "La paz comienza por el reconocimiento de las víctimas".

Santos también dijo que en lo que va de su gobierno han sido devueltas a sus verdaderos dueños 873,000 hectáreas de tierras arrebatadas por grupos armados ilegales, y observó que el objetivo en los cuatro años de su gestión es llegar a los 2.5 millones de hectáreas.

Según el Ministerio de Agricultura, desde que entró en vigencia la Ley de Víctimas en junio de 2011 se han radicado 10,446 reclamaciones para que se les restituyan 796,146 hectáreas de tierras.

Se espera que los primeros fallos de restitución de tierras, por parte de los jueces agrarios o especializados, se comiencen a dar en el segundo semestre del 2012.

La propiedad de la tierra ha sido descrita comúnmente como una de las raíces del conflicto armado interno en ese país de 114 millones de hectáreas, de las cuales grupos no gubernamentales y funcionarios afirman que al menos 6 millones fueron robadas a sus legítimos dueños --que van desde campesinos hasta el Estado-- por paramilitares, narcotraficantes y guerrillas desde los años 80.